Charles Eames

Las obras de Charles Eames siempre se han destacado por ser muy interesantes y creativas. En este artículo conoceremos más sobre ellas y sus características más importantes…

Inicios

Arquitecto y diseñador originario de Estados Unidos, Charles Eames, destacó por su trabajo tanto en la arquitectura como en el diseño de mobiliario y demás elementos indispensables para viviendas. Aunque cursó estudios de arquitectura en Washington, fue su creatividad como diseñador de sillas y sillones orgánicos lo que lo catapultó a la fama mundial. Su enfoque innovador se centraba en el uso de materiales ligeros, como la varilla de acero y los plásticos flexibles, para lograr una apariencia visualmente liviana, dentro de un estilo constructivo monobloque. Este mismo concepto de ingravidez lo aplicó exitosamente también en sus creaciones arquitectónicas.

Charles Eames nació el 17 de junio de 1907 y falleció el 21 de agosto de 1978. Él se desempeñó como arquitecto, diseñador y cineasta estadounidense. En colaboración con su esposa, Ray, dejó un legado de diseños que se han convertido en auténticos clásicos del siglo XX.

Primeros proyectos

Su formación tuvo mucha influencia del renombrado arquitecto Eliel Saarinen. En 1940, colaboró junto a su hijo Eero Saarinen en el diseño de una silla que obtuvo el primer premio en el concurso de mobiliario orgánico organizado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York o también conocido como MOMA. Este innovador diseño consistía en un asiento y respaldo continuo fabricados con láminas de madera laminada, recubiertos de goma espuma y sellados con goma. Sin embargo, la producción en serie de esta silla resultaba costosa y, por ende, un poco imposible.

A pesar de los obstáculos, Charles Eames siguió constante en su búsqueda de productos con cualidades artísticas que pudieran fabricarse en serie mediante técnicas industriales. En 1946, en colaboración con su esposa Ray, creó una silla elegante que consistía en dos láminas de madera laminada montadas sobre una estructura ligera de tubo metálico. Este diseño se convirtió en un modelo icónico para la producción industrial durante las décadas de 1950 y 1960, dejando una huella imborrable en el mundo del diseño y la arquitectura.

Fuente: Pinterest

Antecedentes

Entre las creaciones más famosas de Charles Eames, resaltan las icónicas sillas y chaise longues de plástico. Estas fueron ensambladas sobre estructuras reticulares, desarrolladas entre 1948 y 1951. Asimismo, el lujoso sillón reclinable y su correspondiente taburete los cuales fueron tapizados en cuero. Este diseño fue pensado en 1956 y el innovador sillón de oficina con estructura de aluminio, creado en 1958. Todas estas notables piezas fueron diseñadas para la firma Herman Miller.

Eames también dejó su huella en el diseño de varios elementos para su propia casa la cual estuvo ubicada en Santa Mónica. Curiosamente fue una de las pocas construcciones que realizó en su carrera como arquitecto. Su objetivo principal era que buscaba popularizar el uso de elementos prefabricados, como muros, ventanas y puertas, en la construcción de viviendas. Esto refleja su constante búsqueda de la innovación en el campo del diseño y la arquitectura.

Su influencia fue tan significativa que se convirtió en un maestro en su campo y tuvo a su cargo la dirección del departamento de diseño industrial. En colaboración con Eero Saarinen, el hijo de su mentor Eliel Saarinen, trabajó en el diseño del trofeo para el premio de «Diseño Orgánico» otorgado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Esta creación hizo más visible su innovadora técnica en el modelado de la madera, una técnica que posteriormente perfeccionó al diseñar sillas y otros muebles destinados a la marina estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1941, tras un divorcio, contrajo matrimonio con su colega en Cranbrook, Ray Kaiser. Ya casados, se establecieron en Los Ángeles, donde vivirían durante el resto de sus vidas. Desde allí continuaron dejando una profunda marca en el mundo del diseño y la arquitectura.

Ray Eames

Ray Eames, cuyo nombre de nacimiento era Ray-Bernice Alexandra Kaiser, nació en Sacramento, California, en el año de 1912. Su formación profesional la llevó al Bennett College en Millbrook, Nueva York, donde estudió inicialmente. Tiempo después se dedicó a la pintura en la School of Fine Arts bajo la tutela de Hans Hofmann, terminando el curso en el año 1937. Durante ese tiempo, exhibió su obra en la inauguración de la primera exposición de artistas abstractos estadounidenses en el Museo Riverside de Nueva York. En 1940, dio un paso más en su educación al inscribirse en la Academia de Arte de Cranbrook.

En el año 1941, Charles y Ray Eames decidieron contraer matrimonio,mudándose luego a Los Ángeles, donde se dedicaron a la exploración de técnicas de modelado tridimensional de madera contrachapada. Su objetivo era crear sillas accesibles y cómodas. No obstante, la guerra interfirió en sus planes. Fue durante este tiempo que centraron su atención en el diseño y desarrollo de férulas de madera contrachapada para la inmovilización de piernas. Estas férulas fueron destinadas a la producción en masa para la armada de los Estados Unidos.

No fue hasta 1946, que presentaron sus primeros diseños de muebles experimentales en el MOMA. Poco tiempo después, la compañía Herman Miller de Zeeland, Michigan, comenzó a fabricar muebles basados en los diseños de los Eames. El dúo participó en el concurso «Low-Cost Furniture» del MOMa en 1948, y un año después 1949 construyeron la Casa Eames como su hogar privado. Más allá de la arquitectura y el diseño de muebles, se sumergieron en el diseño gráfico, la fotografía, el cine y la creación de exposiciones.

Fuente: Architectural Digest

Charles y Ray Eames

El año 1957 marcó un antes y después en la firma de un acuerdo de licencia entre Vitra y Herman Miller, lo que permitió la producción de los diseños de los Eames en Europa y el Medio Oriente. Su profunda influencia continúa hasta la actualidad en Vitra, no solo en términos de productos, sino también en su filosofía de diseño, que sigue arraigada en los valores y objetivos de la empresa.

Durante los años 50, el matrimonio siguió innovando en el campo de la arquitectura y el diseño de muebles. Destacaron mucho gracias a su uso de materiales como la fibra de vidrio y la resina plástica en la creación de sillas. De igual forma, en esos tiempos, Charles inició su interés por la fotografía y la realización de cortometrajes, contribuyendo al documental «Eames: The Architect and the Painter» el cual salió a la luz en 2011.

Además de sus logros en diseño, Ray y Charles se involucraron en la organización de diversas exposiciones, entre ellas, «Matemáticas, un mundo de número y más allá» en 1961. Este fue un ejemplo paradigmático de exposición científica de carácter divulgativo. Charles también dejó una serie de frases célebres a lo largo de su trayectoria, entre ellas la destacada afirmación «La arquitectura depende de la carga técnica y la estética», la cual fue mencionada en una de sus entrevistas llevadas a cabo en Estados Unidos, donde también adelantó la existencia de un futuro proyecto que se terminaría en los próximos años.

Fuente: Arquine

Proyectos iniciales

En el año 1942, los Eames decidieron crear la Plyformed Wood Company, con la finalidad de producir 5 mil planchas de madera las cuales fueron destinadas al ejército estadounidense. Sin embargo, debido a falta de recursos económicos, la pareja finalmente optó por vender la fábrica, aunque Charles continuó desempeñando el rol de director de investigación y desarrollo durante un período.

En el año 1946, se llevó a cabo un evento importante cuando el Museo de Arte Moderno de Nueva York organizó una exposición bajo el título «New Furniture by Charles Eames», en la cual se presentaron las renombradas sillas Plywood, concebidas por la pareja entre 1945 y 1946. Estos asientos buscaban fusionar calidad y accesibilidad en el mobiliario. Casi de inmediato estos fueron fabricados y adquiridos en exclusividad por Herman Miller tras su compra de Evans en el año 1949.

Dos años más tarde en 1948, Charles Eames obtuvo el segundo premio en la «International Competition for low-Cost Furniture Design» del MOMA, gracias a su propuesta revolucionaria de una serie de sillas confeccionadas en fibra de vidrio. Estas sillas se destacaron como los primeros asientos de plástico sin revestimiento que se produjeron en serie. Su idea, la cual fue caracterizada por una estructura simple capaz de adaptarse a diversas variaciones, la convirtió en un mueble de amplia versatilidad la cual resultó como una influencia importante en el diseño del siglo XX.

Logros importantes

A lo largo de las décadas de los cincuenta y sesenta, la colaboración entre los Eames y Herman Miller continuó dando frutos con la creación de muebles que fueron considerados como altamente innovadores, incluyendo las célebres sillas Aluminium Group en 1958. Además de sus logros en el ámbito del diseño, tuvieron bastante reconocimiento en proyectos arquitectónicos destacados, como las Case Study Houses número 8 y 9. También incursionaron en la realización de cortometrajes notables como Tops en 1969 y la sorprendente obra The Power of Ten en el año 1977.

Los Eames se destacaron como pioneros en presentaciones multimedia y exposiciones, ejemplificadas por proyectos como Mathematica en 1961 y Copernicus en 1972. A través de sus diseños, películas y fotografías, Charles y Ray Eames dieron vida a un lenguaje visual de impacto profundo que dejó una marca en la cultura, tanto en Estados Unidos como en el ámbito internacional. Charles aportaba su perspectiva tecnológica, material y productiva, mientras que Ray le daba a los diseños una visión plástica, formal y humana que aseguraba el inmediato éxito de las creaciones.

Algunas de sus obras más importantes

Casa Eames

La emblemática Casa Eames, un referente de la arquitectura moderna de mediados del siglo XX. Reconocida como Monumento Histórico Nacional desde el año 2006, esta estructura icónica fue proyectada y construida en 1949 por la colaboración creativa de Charles Eames y Ray Eames, con el propósito de ser su residencia y también como su estudio de trabajo.

Esta casa también es conocida como Case Study House No. 8, este segundo nombre surge debido a su comisión por parte de la influyente revista Arts & Architecture. La mudanza de Charles y Ray a esta casa tuvo lugar en la víspera de Navidad de 1949, la pareja se caracterizó porque nunca abandonaron su hogar. Posteriormente, la hija de Charles, Lucia Eames, asumió la custodia de la casa, y en el año 2004 fundó la organización sin fines de lucro denominada Fundación Eames. La casa atrae anualmente a cerca de 20,000 visitantes, quienes llegan en grupos para poder apreciar la construcción.

En el ámbito del diseño interior, la colección que atesoraban los Eames cuenta con elementos característicos. Asimismo, se encuentran numerosos diseños propios de muebles Eames, algunos de los cuales quedaron en la fase de prototipo. Los interiores de la casa fueron meticulosamente diseñados por los Eames, organizados en conjuntos sumamente bien pensados. No obstante, la decoración interna de la vivienda ha generado debates sobre el enfoque «humanizador» del modernismo que caracterizó a los Eames.

De las veinticinco Casas Estudio construidas como parte del programa, la Casa Eames se destaca por ser considerada la más exitosa tanto en términos de expresión arquitectónica como de funcionalidad y confort habitacional. El diseño audazmente elegante del espacio le otorgó un papel protagónico para sesiones fotográficas de moda en las décadas de 1950 y 1960.

Fuente: Pinterest

Max and Esther De Pree House

Esta residencia comparte muchos de los elementos característicos de las influyentes Case Study Houses. Un aspecto sobresaliente de esta vivienda es el trabajo artesanal, convirtiéndolo en una expresión local única, además de su capacidad para aprovechar de manera magistral la entrada de luz natural.

Este fascinante proyecto se construyó en un modesto barrio, compuesto por pequeñas casas, en Zeeland, Michigan. Su fachada principal presenta una simetría característica, con dos estructuras en equilibrio: una dedicada al estacionamiento de un vehículo y otra dedicada a un estudio construido tiempo después. Una especie de pasarela cubierta conecta el área de estacionamiento con el cuerpo principal de la casa. Es un proyecto muy interesante que abarca aproximadamente 185 metros cuadrados.

La composición de esta casa se define por un enfoque metódico y reflexivo, el cual era característico del estilo distintivo de los Eames. Los elementos simétricos y la atención a la luz natural se destacan como rasgos de diseño bastante importantes. El cuidado y la consideración de cada detalle en este proyecto evidencian el don de Charles Eames en la creación de espacios que armonizan la funcionalidad y la estética. Esta casa, un testimonio silencioso de la creatividad y la visión arquitectónica de Charles Eames, permanece como un ejemplo convincente de su enfoque integral hacia el diseño y la arquitectura residencial.

Fuente: ArchDaily México

Silla La Fonda

Creada en el año 1961 para el importante Restaurante La Fonda del Sol en la ciudad de Nueva York, la silla diseñada por el dúo creativo de Charles y Ray Eames se ha afirmado como un auténtico ícono en el ámbito del diseño de interiores. Este modelo se destaca por su equilibrada estatura y un inigualable grado de confort, logrando amoldarse de manera excepcional a la morfología del cuerpo humano. La Silla La Fonda se encuentra conformada por una estructura de plástico fortalecida con fibra de vidrio, acompañada por un acolchado interior. Actualmente la podemos encontrar en muchos tonos.

Fuente: Pinterest

Silla Wire

La silla Wire presenta una interesante variación del concepto de carcasa de asiento de una sola pieza con forma orgánica, la cual se diseñó utilizando cable de acero soldado. Esta versión fusiona la ligereza de la transparencia con la elegancia tecnológica. La carcasa de alambre puede ser conectada a diversas bases en las que se ofrece en tres opciones: sin tapicería, con un cojín de asiento, o con un cojín de dos piezas para el asiento y el respaldo, popularmente conocido como cojín «Bikini» debido a su forma característica.

Fuente: Pinterest

Eames Lounge Chair

Este ícono del diseño, surgido en la mitad del siglo XX, fusiona el máximo confort con una calidad inigualable. Es una de esas creaciones más importantes que desafían las modas efímeras y se transforman en clásicos eternos que mantienen su valor. Cualquier aficionado al diseño o la decoración seguramente se habrá encontrado con este icónico asiento, acompañado por su reposapiés, en numerosos hogares y páginas de revistas.

Fuente: Moblar

Silla DMC

A comienzos de la década de los años cuarenta, Charles y Ray Eames se encontraban muy interesados en experimentos relacionados con el conformado de madera contrachapada. Estas investigaciones se terminaron en 1942 con la firma de un contrato con la Marina de los Estados Unidos para la fabricación de camillas de madera contrachapada. Este suceso marcó el punto de partida para la creación del mobiliario ideado por el Charles y Ray Eames. Un ejemplo de su genialidad es la silla DCM o Dinning Chair Metal, la cual fue reconocida como una creación de simplicidad ejemplar, la cual se hizo gracias a una estructura de acero tubular cromado con respaldo y asiento de madera contrachapada en ébano o arce.

Fuente: Pamono

Estanterías ESU

Las Eames Storage Units, también conocidas como ESU, surgieron siguiendo la línea de muchos otros muebles diseñados por los Eames para el «Concurso de Diseño Orgánico de Mobiliario para el Hogar», que tuvo lugar en el MOMA en 1940. Siguiendo una evolución similar a la de sus icónicas sillas de madera contrachapada, estas estanterías fueron refinándose hasta llegar a la versión definitiva que se presentó en 1949 en el MOMA, como parte de la exhibición titulada «Una Exposición para la Vida Moderna».

Fuente: Tiovivo Creativo

Silla La Chaise

En el año 1948, el matrimonio Eames dio forma a una creación única, aunque no se trata de una silla común y corriente, sino más bien de una escultura que se inspira en una obra de Gaston Lachaise. Esta obra escultórica llamada «Floating Figure» la cual representa a una mujer recostada suspendida entre dos soportes anclados al suelo.

Estas impresionantes formas, elaboradas en fibra de vidrio, han llevado a que La Chaise sea reconocida como uno de los íconos más destacados del diseño orgánico del siglo XX. Esta pieza ocupa un lugar importante dentro del área de diseño en el MOMA, formando parte integral de la colección de diseño de dicho museo. Su creación tuvo lugar dentro del contexto de un concurso de muebles de bajo costo organizado por el Museo de Arte Moderno en el año de 1948.

Fuente: Icono Interiorismo

¿Quien escribió este artículo?

Naomi Santa Olalla

Arquitecta y diseñadora de interiores.
Me gusta escribir y leer artículos relacionados con proyectos arquitectónicos y también conocer su solución en cuanto al interiorismo.


Etiquetas


También podría interesarte...

Teodoro González de León
Simón Vélez
Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Te interesa ampliar tus conocimientos?