Estilo Shabby Chic

El estilo Shabby Chic es una buena idea si lo que estás buscando es decorar tus espacios de forma vintage sin dejar a lado la modernidad. En este artículo te explicamos cómo hacerlo…

¿Qué es el estilo Shabby Chic?

El estilo Shabby Chic es una forma de decoración que se inspira en las grandes casas de campo británicas y se caracteriza por la combinación de elementos antiguos y modernos. Este estilo se distingue por el uso de colores pasteles, como el rosa y el verde agua, con un énfasis en el blanco. Además, se caracteriza por la presencia predominante de elementos florales en los diseños. El Shabby Chic ha ganado seguidores en la actualidad y sigue siendo una opción popular en la decoración de interiores.

El estilo Shabby Chic se caracteriza por la mezcla de elementos antiguos y modernos en la decoración. Los elementos decorativos, como el decoupage, pueden encontrarse en tiendas de antigüedades y también se consideran técnicas artísticas para dar la impresión de que un objeto antiguo ha sido renovado con colores claros.

La raíz de este estilo se encuentra en las grandes casas de campo inglesas, donde la combinación de elementos antiguos con otros más contemporáneos era una práctica común. El término «Shabby» se refiere a la idea de desgastado, mientras que «Chic» significa distinguido, elegante o a la moda. Es por eso que dentro de este estilo de diseño de interiores, a menudo se puede ver que utiliza elementos antiguos que a menudo tienen un aspecto desgastado y los combina con piezas más modernas para lograr un equilibrio entre lo antiguo y lo contemporáneo, creando así una decoración con encanto y estilo.

Inicios

El estilo Shabby Chic se originó en Gran Bretaña y se inspira en la decoración de las grandes casas de campo de la época. En estas casas, era común encontrar muebles y cortinas de cretona desgastados y descoloridos, así como pinturas antiguas que proporcionaban un ambiente de buen gusto pero humilde. El objetivo final del estilo Shabby Chic es lograr un efecto elegante y refinado.

Este estilo ganó popularidad, especialmente entre los bohemios y artesanos. Más que nada esto fue como una reacción a la moda de decoración cara y de alta calidad que predominaba en la clase media alta durante la década de los años 80. En la actualidad, el Shabby Chic se caracteriza por tener una clara inclinación hacia una estética femenina. Es por eso que ha encontrado su mercado principal en el gusto de las mujeres urbanas desde principios del siglo XXI. También es común ver este estilo en la decoración de eventos como bodas, bautizos y comuniones. En ocasiones, incluso es muy común ver restaurantes o cafés con la temática de este estilo con la finalidad de agradas a las personas que buscan estar rodeadas de un ambiente cálido y femenino.

El término «Shabbychic» se refiere a darle un toque fresco a lo desgastado por el paso del tiempo, por lo que implica crear un aspecto envejecido en los muebles para lograr un aspecto vintage y encantador. Logrando así un equilibrio perfecto entre lo antiguo y lo que consideramos moderno hoy en día.

Características principales

El estilo Shabby Chic se caracteriza por su paleta de colores suaves y neutros, telas encantadoras y accesorios ornamentales. Para lograr una versión más sofisticada de este estilo, puedes seguir estos consejos:

Opta por una paleta de colores blancos rotos y crema. También puedes agregar toques de gris. Estos colores suaves crearán una sensación de elegancia y tranquilidad en tu espacio. También puedes incorporar muebles de madera en decapé blanco y envejecida. Estos muebles añadirán un toque vintage y encantador a la decoración.

Agrega texturas y detalles a tu espacio. Utiliza tejidos de crochet, lino y encaje para cojines, cortinas o mantas. Estos elementos aportarán calidez y riqueza visual. Con la finalidad de poder crear un aspecto más dinámico, combina la madera desgastada con tapicería en tonos azul suave o gris. Esto añadirá contraste y profundidad a la decoración. Inspírate en estampados florales para cojines, cortinas o pantallas. Los motivos florales son característicos del Shabby Chic y aportarán un toque romántico.

Si quieres agregar detalles más acorde a la temática que tiene el estilo Shabby Chic puedes también buscar jarrones y accesorios que tengan una sensación artesanal. Estos elementos añadirán autenticidad al espacio. Experimenta con detalles de franjas sutiles en cojines, cortinas o tapicería. Puedes combinarlos con tonos crema y beige para un aspecto relajado y rural. Incluso puedes utilizar acabados naturales como la madera de roble, algodón o lino en tus muebles y accesorios.

Si también quieres que tus espacios tengan un contraste sutil en el suelo, considera la instalación de suelo laminado en tonos grises. Esto mantendrá la estética del espacio y añadirá un toque contemporáneo. Si el suelo existente no se ajusta al estilo Shabby Chic, puedes ayudarte de otros elementos, como por ejemplo, colocar alfombras de sisal para cambiar la apariencia y crear un ambiente acogedor.

Materiales y accesorios

El estilo Shabby Chic es conocido por su atmósfera romántica y nostálgica. Aquí tienes algunas ideas para aplicar este estilo en diferentes espacios, por ejemplo:

Para revitalizar un dormitorio con este estilo, lo que te podemos recomendar es que optes por papel tapiz pintado con motivos románticos en una pared principal. Siguiendo esta estética, puedes añadir almohadas cómodas y mantas de punto o ganchillo para crear un ambiente acogedor. Destaca detalles en tonos crema y madera blanca para poder lograr así un equilibrio adecuado entre las piezas que coloques.

Agregar también una cama de dosel blanca y una mesita de noche de estilo vintage completarán la estética que estás buscando. Incluso puedes agregar uno que otro detalle infantil para complementar el ambiente nostálgico y antiguo, puedes decorar con motivos de bailarinas y utiliza muebles pintados en tonos pastel. Puedes elegir papel pintado con patrones de corazones y flores para las paredes.

Un suelo de parquet desgastado en tono blanco añadirá encanto a cada uno de los espacios donde lo decidas colocar. También puedes optar por lámparas con pantallas pomposas y detalles decorativos en los pomos.

Espacios abiertos

Adapta un espacio abierto con muebles de mimbre en tonos pastel esto hará que el ambiente se siga sintiendo cálido y confortable por lo que muchas personas querrán estar en ese lugar. Puedes complementar el espacio colocando cojines estampados en los muebles de mimbre.

También puedes pintar una de las paredes adyacentes en un tono azul grisáceo, incluso agregar elementos decorativos como un espejo biselado vintage para dar profundidad e incluso puedes decorar con flores frescas y plantas en macetas para un toque natural.

Baño estilo Shabby Chic

Uno de los espacios de la casa que normalmente inspira a crear varios estilos dentro de él, es el baño, es por eso que para poder crear un espacio de este estilo necesitaremos ayudarnos de avrios elementos importantes que posiblemente tengamos en nuestras casas. Para llevar a cabo esto, podemos reciclar un armario antiguo como almacenamiento, también utilizar un espejo antiguo como elemento decorativo e incluso convertir una consola en un mueble para el lavabo.

Sin duda, una de las ventajas que tenemos dentro del estilo Shabby Chic es la capacidad de reciclaje con la que contamos ya que lo usado o antiguo puede convertirse en uno de los elementos más importantes e incluso, ser el protagonista de tus nuevos espacios.

Paleta de colores

El uso del color es fundamental en el estilo Shabby Chic. Aquí tienes algunas consideraciones sobre la paleta de colores característica:

El blanco es el color principal en el estilo Shabby Chic, este debe ser el color dominante en tus espacios, claro que vas a poder combinarlo de una forma divertida con otros colores que mencionaremos a continuación.

Este color, por lo general, se utiliza en las paredes para crear una sensación de amplitud y luminosidad. Los muebles, especialmente los antiguos o restaurados, suelen estar pintados de blanco para lograr un aspecto desgastado y envejecido.

Aunque el blanco y los colores pastel son los protagonistas, se pueden incorporar toques de color más vibrantes en forma de acentos. Por ejemplo, cojines, jarrones o cuadros con colores más intensos pueden dar vida a la decoración.

La madera natural en tonos claros también se integra en la paleta de colores. Los acabados en roble, pino o madera decapada en blanco aportan un toque rústico y cálido. El estilo Shabby Chic se caracteriza por una paleta de colores suaves y relajantes, donde el blanco y los tonos pastel son los protagonistas. Esta combinación crea un ambiente romántico y nostálgico que define este estilo de decoración.

Colores pastel

Los colores pastel en diseño de interiores son elementos muy suaves en una habitación. Estos colores ayudan a crear un ambiente de serenidad y delicadeza. Estos tonos suaves y apacibles son como pinceladas de ternura que acarician los sentidos, invitándonos a un mundo de tranquilidad y elegancia.

El rosa suave, el azul cielo, el verde menta y el amarillo cremoso son solo algunos de los colores pastel que se utilizan para dar vida a espacios interiores. Estas tonalidades nos dan una sensación de ligereza y luminosidad.

Los colores pastel se combinan con frecuencia con el blanco para crear un contraste suave y elegante. Esto permite que la luz natural se refleje y llene toda la habitación, haciendo que los espacios parezcan más amplios y bien ventilados. Los muebles y accesorios en colores pastel añaden un toque de frescura y sofisticación, transformando cualquier espacio en un refugio de paz y armonía.

Los colores pastel en diseño de interiores crean espacios llenos de calma y belleza en el hogar. Su suavidad y delicadeza los convierten en una elección perfecta para crear ambientes acogedores y llenos de encanto, donde cada tono cuenta una historia de tranquilidad y elegancia.

Junto al blanco, los colores pastel son esenciales dentro de los ambientes Shabby Chic. El rosa, azul claro, verde suave y beige son ejemplos de tonos pastel utilizados en este estilo. Estos colores se aplican en elementos decorativos, textiles, accesorios y detalles para aportar un toque de color suave. Los colores pastel se combinan armoniosamente con el blanco. Esta combinación crea un contraste suave y agradable, aportando frescura y feminidad al espacio.

Mobiliario

Dentro del estilo Shabby Chic, se aprecian con frecuencia elementos confeccionados en madera o hierro. Un ejemplo muy importante pueden ser las cabeceras de cama de hierro, que nos dan la impresión de un encantador aire envejecido, al tiempo que incorporan toques de modernidad que resultan ideales para captar esta estética.

En el caso de la madera, el uso de esta tiene una gran similitud con el metal. Se opta por armarios y muebles que exhiben un sugestivo desgaste y una apariencia antigua, constituyendo las elecciones más comunes para conseguir el auténtico estilo Shabby Chic.

A la hora de adquirir estos elementos y materiales, las tiendas de antigüedades suelen ser unas de las tiendas más visitadas ya que suelen brindar un amplio abanico de oportunidades. No obstante, en situaciones donde visitar una tienda de antigüedades no sea una opción factible, es viable recurrir a muebles convencionales con ayuda de una técnica vintage o de desgaste podemos otorgarles ese apreciado aspecto desgastado.

Por otro lado, si hablamos de textiles y tejidos, el estilo Shabby Chic nos da como privilegio el poder incorporar materiales con un toque romántico. Los patrones estampados, particularmente aquellos adornados con delicadas flores, ocupan un lugar destacado en la decoración. Estos textiles suelen presentar tonalidades suaves y colores pastel, con un especial énfasis en el blanco.

El término «Shabby Chic» adquiere su significado literal al fusionar la idea de lo desgastado con lo sofisticado. Por esta razón, es importante que los muebles y objetos den la impresión de haber sido restaurados, en lugar de parecer recién adquiridos. Un rasgo importante y a la vez distintivo de este estilo reside en las evidentes señales del paso del tiempo que exhiben estas piezas clásicas, aportando una autenticidad inigualable a la decoración.

Una segunda oportunidad

El optar por el uso de muebles vintage en un entorno con el distintivo estilo Shabby Chic representa una práctica bastante común y muy eficaz para lograr la apariencia deseada. A continuación, te vamos a comentar de forma detallada cómo llevar a cabo este tema con éxito:

Elección cuidadosa de muebles

Se van a tener que seleccionar con atención los muebles vintage que encajen armoniosamente con la estética Shabby Chic, este es uno de los pasos más importantes. Es recomendable optar por piezas que exhiban un aspecto desgastado o envejecido, ya que esto contribuirá a aportar autenticidad al diseño del espacio. Por lo general, los muebles de madera pintados en tonalidades suaves, como blanco, crema o tonos pastel, suelen ser de las mejores elecciones.

Restauración

En el caso de adquirir muebles vintage que necesiten restauración, se debe considerar el proceso adecuado para poder eliminar las capas de pintura antigua y así descubrir la belleza original de la madera. Después, se pueden aplicar colores suaves y, posteriormente, someterlos a un proceso de desgaste para lograr un aspecto envejecido auténtico y atractivo.

Combinación con elementos modernos

El estilo Shabby Chic se caracteriza por la fusión armoniosa de elementos antiguos y contemporáneos. No hay razón para temer la combinación de muebles vintage con piezas más modernas; esto equilibrará el diseño general de los espacios interiores y evitará que el espacio tenga una apariencia abrumadoramente antigua.

Inclusión de detalles vintage

Además de los muebles, es esencial incorporar accesorios y detalles vintage, como jarrones antiguos, espejos con marcos envejecidos, lámparas de estilo antiguo y otros objetos decorativos similares. Estos elementos añadirán un encanto inigualable y le darán mucha autenticidad al entorno decorado.

Telas y tapicería

Los textiles representan una parte esencial del estilo Shabby Chic. Se recomienda emplear tejidos con estampados florales, encajes, bordados y telas en colores pastel para tapizar cojines, sillones o cortinas. Los textiles que presenten un aspecto vintage o antiguo son los adecuados para este estilo decorativo.

Combinación de patrones y texturas

No existen limitaciones a la hora de mezclar patrones y texturas en los textiles y la tapicería. El Shabby Chic abraza la diversidad, lo que permite la combinación de motivos florales con rayas, encajes con tejidos más robustos, creando así un ambiente encantador y ecléctico.

Restauración con atención y cariño

Cuando se adquieren muebles vintage, es esencial abordar su restauración con respeto por su carácter original. Con frecuencia, las marcas de desgaste y la pátina que presentan los muebles antiguos cuentan una historia única que contribuye al encanto característico del estilo Shabby Chic.

Complementos

En el encantador mundo de la decoración Shabby Chic, existen ciertos elementos complementarios que suelen ser indispensables. Entre estos, podemos mencionar a los juegos de café o té. Estos juegos, imbuidos de un carácter personal, fusionan un estilo clásico y elegante con un toque de autenticidad vintage.

Otro recurso de gran importancia son las velas y los jarrones de aspecto antiguo. En particular, los jarrones se emplean para alojar flores en tonalidades suaves, como el rosa, ayudando así a dar la impresión de una atmósfera serena y evocadora. En la esfera de la decoración del dormitorio, los cojines y las exuberantes cortinas ocupan un lugar fundamental.

Flores

Las flores, ya sea en su estado natural o plasmadas en textiles, vajillas o papeles pintados, se presentan como un sello distintivo de este estilo decorativo. La presencia de un detalle floral es siempre esencial para completar la ambientación. Este detalle nos da la impresión de un espacio muy lindo, cuidado y lleno de tranquilidad.

Asimismo, las flores naturales pueden emplearse para embellecer el centro de mesa o cualquier rincón del salón o el dormitorio. Si hablamos de telas, dentro de este estilo de decoración predominan los estampados florales, los bordados y los encajes, los cuales dan un encanto coqueto y romántico al entorno, manteniéndose en consonancia con la paleta cromática predominante. Las cortinas, por su parte, tienen un papel protagónico, caracterizándose por su corpulencia y cuidada confección haciendo que estos sean unos de los puntos más importantes dentro de cualquier espacio con este estilo de decoración.

¿Quien escribió este artículo?

Equipo COARINS

Somos COARINS, una cooperativa de arquitectos, ingenieros y diseñadores de interiores apasionados por la educación de calidad en el sector de la construcción. Nuestro objetivo es brindar una formación integral y accesible para todos aquellos interesados en el diseño arquitectónico, ingeniería y diseño de interiores.


Etiquetas


También podría interesarte...

Estilo Kinfolk
Diseño interior de oficinas
Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Te interesa ampliar tus conocimientos?