Ergonomía de un despacho de arquitectura

La ergonomía dentro de un despacho de arquitectura suele ser bastante importante. Dentro de este artículo te platicamos sobre algunos puntos que debes de tener en cuenta para aprovechar al máximo el espacio y así optimizar los flujos de trabajo.

¿Qué es la ergonomía?

La ergonomía es una disciplina que nos ayuda a determinar los espacios adecuados para poder realizar con comodidad las actividades en una determinada área. También es considerado como uno de los aliados más importantes en el diseño de espacios, ya que se enfoca en adaptar el entorno a las necesidades y capacidades del usuario. Esto puede tener un impacto bastante bueno en la funcionalidad, comodidad y seguridad del espacio.

Una de las ventajas de un diseño ergonómico es que  puede optimizar la disposición de muebles y equipos para reducir el tiempo perdido y los movimientos innecesarios, lo que aumenta la eficiencia y la productividad en el espacio de trabajo. Sobre todo, es importante poder proporcionar posturas de trabajo cómodas y adecuadas. Esto ayuda a minimizar la tensión física que puede ser generada en un ambiente con estrés o fatiga y así prevenir problemas de salud que pudieran generarse. 

Si bien, un espacio ergonómico ayuda a la salud y el bienestar, también ofrece un ambiente físico cómodo y seguro. Esto incluye características como sillas ajustables, escritorios de altura regulable, buena iluminación tanto natural como artificial y ventilación adecuada.

Personalización

La ergonomía considera las diferencias individuales en tamaño, forma y capacidades físicas. Un diseño ergonómico puede personalizarse para adaptarse a las necesidades específicas de cada usuario, mejorando así su experiencia en el espacio.

Un diseño ergonómico puede mejorar la comunicación y la colaboración entre las personas al crear un entorno que favorezca la interacción y el trabajo en equipo. Esto se logra mediante una disposición adecuada de los muebles y la creación de áreas de reunión cómodas.

Considerar las necesidades y preferencias de los usuarios en el diseño del espacio puede aumentar su satisfacción y bienestar. Esto puede resultar en una mayor motivación, compromiso y retención de los empleados en el entorno laboral.

¿Cómo puede ayudarnos en un despacho de arquitectura?

Dentro de un espacio donde podemos pasar bastante tiempo sentados haciendo numerosas actividades dentro de una computadora puede ser agotador. Muchas veces la postura que tomamos dentro de la oficina no es la adecuada, podemos generar lesiones que nos pueden hacer sentir incómodos a la larga. Con el paso de las horas, incluso las personas se encorvan si la silla o escritorio no está a buena altura, podemos generar lesiones que a la larga pueden ser perjudiciales a nuestra salud.

Es importante saber que sobre todo, en un espacio donde estamos la mayor parte de nuestro día, es importante tener al alcance herramientas y el mobiliario adecuado. Con esto, optimizaremos mucho los tiempos de trabajo y mejoraremos el rendimiento que tengamos a lo largo del día.

En un despacho de arquitectura, entre mejor confort y tranquilidad, mejor será el ambiente que se generará dentro de un despacho u oficina. Con estos elementos, nosotros podremos mejorar el ritmo de trabajo e incluso sentirnos más creativos y despejados para recibir nuevas ideas.


Espacios personalizados

La ergonomía tiene un papel sumamente importante al poder adaptar las estaciones de trabajo a las necesidades individuales de cada persona. Esto puede ser posible mediante ajustes personalizados.

Estos pueden ser desde la altura de los escritorios para así poder garantizar una postura cómoda y saludable, el uso de sillas ergonómicas las cuales son diseñadas para proporcionar un adecuado soporte lumbar y cervical, entre otros. Incluso podemos mejorar el espacio con la incorporación de accesorios como reposapiés o almohadillas para la muñeca.

Este tipo de accesorios ayudan a reducir la tensión muscular y mejorar la comodidad de las personas durante largos periodos largos y agotadores de trabajo. Podemos hacer énfasis que el conjunto de estas medidas no solo contribuyen al bienestar físico de los trabajadores, sino que también ayuda mucho a aumentar su productividad al minimizar el malestar y la fatiga los cuales pueden estar relacionados con una mala ergonomía.

Cabe señalar que es importante hacer mención que cada una de las personas puede hacer uso personalizado de estos elementos, medidas o accesorios. Depende de las actividades o el tiempo que estén utilizando determinado espacio de los elementos que las personas podrán utilizar. Incluso, para muchas personas el uso de estos elementos puede ser incómodo al estar ya acostumbrados a las medidas predeterminadas que ya traen ciertos muebles para oficina. 

Optimización del flujo de trabajo

Un espacio de trabajo diseñado ergonómicamente no solo promueve la comodidad como ya mencionamos, sino que también puede mejorar la eficiencia en el flujo de trabajo.

Por ejemplo, cuando los elementos u objetos que más utilizamos están organizados de manera que sean fácilmente accesibles en el escritorio, se reducen los movimientos que por lo general suelen ser repetitivos y con ello se minimiza el tiempo empleado en buscar herramientas o documentos. Esto no solo hace que las tareas diarias sean más rápidas de realizar, sino que también puede ayudar a mantener la concentración y la productividad durante todo el día de trabajo que estemos ahí.

Además, al reducir la necesidad de movimientos innecesarios o recurrentes durante el periodo de trabajo, se disminuye el riesgo de fatiga y lesiones que se encuentran relacionadas con el trabajo, lo que contribuye al bienestar general de los empleados. 

¿Cómo influye la iluminación?

La iluminación es uno de los factores más importantes y determinantes en el ánimo de las personas dentro de un ambiente cerrado. Sobre todo, si se tienen que pasar muchas horas al día dentro de una misma área, es fundamental poder contar con una adecuada iluminación para poder realizar correctamente todas las actividades que tengamos pendientes.

Ya sea natural o artificial, la iluminación es uno de los elementos más indispensables de la ergonomía de un despacho de arquitectura, ya que influye en el bienestar y la productividad de quienes trabajan en él de forma rápida.

La luz natural proporciona una iluminación más uniforme y de mayor calidad que la iluminación artificial, lo que puede reducir la fatiga visual y mejorar el estado de ánimo de los empleados. Además, la exposición a la luz natural durante el día ayuda a regular el ritmo circadiano. Los ritmos circadianos son los ritmos que nuestros cuerpos suelen experimentar en un lapso de 24 horas. Estos se encuentran relacionados de forma directa con un mejor descanso por la noche y de igual forma, hace que tengamos una mayor alerta durante el día. Asimismo, una adecuada luz natural puede contribuir a reducir la fatiga ocular y el estrés visual al minimizar los reflejos en las pantallas de computadora y otros dispositivos. Esto es muy bueno a la larga ya que la vista, al estar muchas horas frente a una computadora, se cansa con regularidad.

Por otro lado, la iluminación artificial complementa la luz natural, especialmente en áreas donde esta puede ser insuficiente o variable. Es importante diseñar cuidadosamente las soluciones de iluminación artificial para poder así proporcionar un nivel de luz adecuado y evitar deslumbramientos o sombras molestas.

Temperatura en la iluminación 

Otro punto importante es la elección de la temperatura de color de las luces artificiales. Esto puede influir en el estado de ánimo y la percepción del entorno de trabajo, creando un ambiente acogedor, cómodo o aumentando la alerta y la concentración según sea necesario. Claro que todo esto dependerá de las actividades que se tengan que realizar dentro de un espacio de trabajo.

La flexibilidad y el control son aspectos clave de la iluminación artificial, ya que permiten ajustar la intensidad y la configuración de la luz según las necesidades individuales y cambiantes de los empleados. Esto se puede ir regulando con el paso del día dando un mejor ambiente para los trabajadores. Esta capacidad de adaptación garantiza un entorno de trabajo cómodo, saludable y productivo para los arquitectos y otros profesionales que trabajan en el espacio. En resumen, una combinación equilibrada de iluminación natural y artificial es esencial para crear un ambiente de trabajo óptimo en un despacho de arquitectura.

¿Cómo debería de ser la luz del trabajo?

Para garantizar una iluminación óptima y ergonómica dentro de un despacho de arquitectura, es fundamental seguir ciertas recomendaciones.

Es importante distribuir las fuentes de luz artificial de manera uniforme en todo el espacio para evitar contrastes excesivos y garantizar una iluminación consistente en todas las áreas del despacho. De igual forma, deben utilizar sistemas de iluminación con capacidad de control para ajustar la intensidad y el color de la luz según sea necesario para diferentes tareas y momentos del día. Esto permite adaptar la iluminación a las necesidades específicas de cada actividad y de los ocupantes del espacio.

Otro punto importante es que al diseñar la iluminación del despacho, es importante tener en cuenta la ergonomía para evitar el deslumbramiento directo en las pantallas de computadora y otras superficies reflectantes. Además, se deben evitar las sombras molestas en las áreas de trabajo para garantizar una visión clara y cómoda.

Es recomendable proporcionar opciones de iluminación ajustables que permitan a los ocupantes del despacho adaptar la iluminación a sus necesidades individuales y preferencias. Esto puede incluir la capacidad de ajustar la intensidad y el color de la luz, así como la posibilidad de dirigir la luz hacia áreas específicas según sea necesario. Para iluminar áreas específicas donde se realizan actividades detalladas, como dibujar o leer planos, se pueden utilizar lámparas de escritorio o luces de tarea. Esto permite proporcionar una iluminación adicional en áreas que requieren mayor atención y precisión. Con ello se pretende tener una mejor atención en detalles que pueden no ser percibidos si no se tiene la iluminación correcta.

Fuente: Clínica Baviera

Ubicación adecuada de herramientas

Como ya hemos mencionado, una de las actividades que realizamos con frecuencia dentro de un despacho de arquitectura es estar frente a la computadora la mayor parte del día. Para garantizar una ergonomía adecuada al utilizar un teclado en un despacho de arquitectura, es importante tener en cuenta varias consideraciones.

El teclado debe estar posicionado a una altura que permita que los codos estén ligeramente por debajo de los hombros. Esta disposición ayuda a mantener una postura neutral y reduce la tensión en los hombros y el cuello. Idealmente, los antebrazos deben estar paralelos al suelo y los codos deben formar un ángulo de aproximadamente 90 grados.

De igual forma es recomendable que el teclado esté ligeramente inclinado hacia arriba, lo que permite que las muñecas estén en una posición neutra o ligeramente extendida. Esta inclinación ayuda a prevenir la flexión excesiva de las muñecas, lo que puede provocar molestias o lesiones con el tiempo. Algunos teclados vienen con patas ajustables que permiten modificar la inclinación según lo prefiera cada quién.

La distancia del teclado también es muy importante. Esta distancia debe permitir que los brazos estén cómodamente extendidos hacia adelante, pero no tan cerca como para que los hombros se encorven hacia adelante. Se recomienda mantener una distancia adecuada entre el borde frontal del escritorio y el borde del teclado, de modo que los antebrazos puedan descansar cómodamente sobre la superficie del escritorio mientras se escribe.

El teclado debe estar colocado directamente frente al usuario, en una posición central en relación con el cuerpo. Esto ayuda a mantener una postura neutral y evita la torsión innecesaria del cuerpo al escribir. La línea central del teclado debe alinearse con la línea central del cuerpo del usuario.

Ubicación del escritorio


La ubicación del escritorio dentro de un despacho de arquitectura puede afectar significativamente la comodidad, la productividad y la eficiencia de los arquitectos y otros profesionales. Aquí hay algunas consideraciones importantes sobre cómo debería ser la ubicación del escritorio:

Una de las primeras recomendaciones es colocar el escritorio cerca de ventanas o fuentes de luz natural para aprovechar al máximo la luz del día. La luz natural no solo es más agradable de forma visual, sino que también puede mejorar el estado de ánimo y la productividad de las personas. Sin embargo, es buena idea  evitar el deslumbramiento directo en la pantalla de la computadora. Para ello se puede utilizar cortinas o persianas para controlar la luz cuando sea necesario.

El escritorio debe estar ubicado en un área donde haya suficiente espacio para moverse libremente alrededor de él. Una de las recomendaciones que te damos es evitar colocar el escritorio en pasillos muy pequeños o áreas congestionadas. Con ello podrás garantizar una circulación fluida y un acceso fácil a otras partes del despacho.

La naturaleza es gran fuente de inspiración. Si es posible, coloca el escritorio en una ubicación que ofrezca vistas inspiradoras, como paisajes urbanos interesantes, vistas al aire libre o elementos naturales. Estas vistas pueden estimular la creatividad y proporcionar un descanso visual durante el trabajo. Otro factor importante es considerar la privacidad y la concentración al elegir la ubicación del escritorio. Si el despacho es ruidoso o concurrido, coloca el escritorio en un área tranquila y alejada de distracciones para facilitar la concentración y la productividad.

Herramientas 

El escritorio  es un mueble indispensable dentro de cualquier despacho u oficina. Por lo general, lo más adecuado es que se encuentre ubicado cerca de los recursos y herramientas que los arquitectos utilizan con frecuencia, como archivos, impresoras, planos, materiales de referencia y equipos de dibujo. Esto facilita el acceso rápido a los elementos necesarios durante el trabajo y hará más óptimo el espacio de trabajo.

Otra buena opción es que escritorio esté configurado ergonómicamente para que las personas puedan tener una postura saludable y cómoda. Esto incluye la altura adecuada del escritorio y la silla, así como la disposición del teclado, el mouse y la pantalla de la computadora. Si se siguen adecuadamente estas recomendaciones, se podrá reducir la tensión y cansancio en el cuerpo durante periodos prolongados de trabajo.

Fuente: X

Fomentación de la ergonomía

Para fomentar la ergonomía en el lugar de trabajo y prevenir lesiones relacionadas con la falta de esta, se pueden implementar programas de concientización y capacitación sobre ergonomía a los empleados del lugar. 

Como primer aspecto, se pueden realizar sesiones periódicas de capacitación sobre ergonomía dirigidas a todos los empleados del despacho de arquitectura. Estas sesiones pueden abordar temas como la importancia de mantener una postura adecuada mientras se trabaja, cómo ajustar los muebles y equipos para mejorar la ergonomía y técnicas de levantamiento seguro para prevenir lesiones.

De igual forma se puede proporcionar material educativo, como folletos, carteles o videos, que destaquen los conceptos clave de la ergonomía y brinden consejos prácticos para mantener una postura saludable y prevenir lesiones en el lugar de trabajo. Este material puede estar disponible en áreas comunes del despacho o en en publicaciones de internet para que los empleados puedan acceder a él en cualquier momento.

Otro punto importante es que se pueden realizar evaluaciones ergonómicas individuales para así poder identificar posibles riesgos y proporcionar recomendaciones personalizadas para mejorar la ergonomía en los puestos de trabajo. Esto puede incluir ajustes en la configuración del mobiliario, la iluminación y los equipos informáticos para adaptarlos a las necesidades específicas de cada uno de los empleados.

Pausas durante el trabajo

En un espacio de trabajo demandante, se puede promover la importancia de tomar pausas activas durante la jornada laboral para estirar los músculos, descansar la vista y reducir la tensión acumulada. Se pueden establecer recordatorios periódicos para animar a los empleados a realizar estos ejercicios de forma regular y mantenerse activos durante el día.

Al implementar dentro de un despacho de arquitectura programas de concientización y capacitación sobre ergonomía, se puede mejorar la salud y el bienestar de los empleados. Del mismo modo, se puede reducir en gran cantidad el ausentismo laboral debido a lesiones y mejorar la productividad en el despacho de arquitectura.

¿Quien escribió este artículo?

Equipo COARINS

Somos COARINS, una cooperativa de arquitectos, ingenieros y diseñadores de interiores apasionados por la educación de calidad en el sector de la construcción. Nuestro objetivo es brindar una formación integral y accesible para todos aquellos interesados en el diseño arquitectónico, ingeniería y diseño de interiores.


Etiquetas


También podría interesarte...

¿Qué es la Neuroarquitectura?
Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Te interesa ampliar tus conocimientos?