Arquitectura funcionalista

El funcionalismo se destaca como una de las corrientes más influyentes en la historia de la arquitectura. En este artículo, te proporcionaremos una amplia visión sobre este concepto fundamental, con el objetivo de profundizar en su importancia y relevancia.

Definición y origen del funcionalismo

 El funcionalismo es una corriente que surgió en la década de los años 30 y tuvo un impacto significativo en diversas ramas científicas y artísticas, incluyendo la arquitectura. Sus fundamentos se relacionan directamente con destacados pensadores de la época, como Talcott Parsons, Robert Merton y Émile Durkheim.

Esta corriente se caracteriza por su enfoque en las acciones y su utilidad dentro de una sociedad. Surgió en Inglaterra y se centra principalmente en el trabajo de campo. Una de sus principales teorías destaca la importancia del estudio masivo, ya que esto está más cercano a las épocas modernas y ha sido fundamental tanto en las ciencias sociales como en la arquitectura.

El funcionalismo en la arquitectura

 Ahora que hemos explorado el concepto general del funcionalismo, en el contexto de la arquitectura se define como una corriente que se enfoca en el diseño de edificaciones basado en su funcionalidad, así como en la optimización de los espacios interiores y el mobiliario.

Como parte de un enfoque pragmático, el funcionalismo arquitectónico se centra principalmente en la función, lo cual se refleja en la estructura y el diseño de las piezas arquitectónicas.

Un ejemplo destacado de edificios diseñados bajo los principios del funcionalismo se encuentra en el bloque soviético. En esta región, la mayoría de las construcciones fueron concebidas como unidades funcionales, sin elementos ornamentales que afectaran su rendimiento y propósito principal.

Esta aproximación a la arquitectura se extendió a nivel global, especialmente en la construcción de viviendas sociales, escuelas, instalaciones militares, hospitales, edificios públicos y estructuras técnicas. Estos edificios se adaptaron fácilmente al funcionalismo, ya que su construcción se enfocaba principalmente en ofrecer servicios a la sociedad, lo cual se alineaba con los principios de esta corriente arquitectónica.

Se sostiene que el funcionalismo no enfatiza el esfuerzo de diseño, ya que las estructuras que se adhieren a esta corriente se basan en un objetivo más orientado hacia el uso y menos en la apariencia estética del objeto diseñado.

Historia del funcionalismo en la arquitectura

A principios del siglo XX, uno de los arquitectos destacados de la Escuela de Chicago, Louis Sullivan, popularizó el lema "la forma siempre sigue a la función". Con este enunciado, buscaba resaltar la creencia de que el tamaño de las construcciones, la distribución de los espacios y otras características arquitectónicas deben guiarse en función de su desempeño. El objetivo principal es satisfacer las necesidades funcionales, ya que la belleza arquitectónica emerge de manera natural al enfocarse en las características y necesidades de las personas que habitarán el edificio.

Sin embargo, en numerosas ocasiones, el lema de Sullivan ha sido interpretado de manera irónica, argumentando que implica que los ornamentos en la arquitectura carecen de función. Esta interpretación ha generado controversia, ya que se ha asociado a los arquitectos funcionalistas como oponentes de los ornamentos en la arquitectura.

Se dice también que una de las influencias más fuertes en la arquitectura moderna proviene del trabajo de los arquitectos Le Corbusier y Mies van der Rohe, quienes fueron defensores destacados del funcionalismo. Estos arquitectos se ganaron reconocimiento por su enfoque radical en la simplificación de los estilos arquitectónicos predominantes en su época. Sus trabajos sentaron bases importantes para el desarrollo y la difusión del funcionalismo en la arquitectura.


Antecedentes

En 1923, el arquitecto Mies van der Rohe se encontraba trabajando en la Escuela de la Bauhaus, ubicada en la ciudad de Weimar, Alemania. Durante su estancia allí, comenzó a desarrollar diseños y estructuras que se caracterizaban por sus radicales simplificaciones. Cada detalle de estas simplificaciones fue cuidadosamente considerado y analizado.

En este contexto, es relevante mencionar una de las frases más famosas de Le Corbusier: "La casa es una máquina de vivir". Esta frase se convirtió en un lema importante de la época y sentó las bases para futuros trabajos arquitectónicos, como la Villa Savoye en la ciudad de Poissy, Francia. Esta villa es considerada uno de los mejores ejemplos de funcionalismo de aquella época y se entiende como un modelo bien definido de la corriente.


Orígenes del funcionalismo en la arquitectura

Se sostiene que la construcción de edificios funcionales tiene raíces más antiguas de lo que se suele pensar. Algunas de las construcciones más antiguas, pertenecientes a civilizaciones antiguas, se basaban en cumplir con los propósitos y necesidades de la sociedad de aquel entonces. Los ornamentos y diseños artísticos fueron dejados de lado en favor de métodos más prácticos que se centraban en una finalidad específica.

En la época de Vitrubio, uno de los grandes arquitectos de la historia, se consideraba que la función en las construcciones arquitectónicas debía estar en equilibrio con el diseño y los ornamentos. Sin embargo, más tarde, en el siglo XX, surgirían defensores del funcionalismo tal como lo conocemos hoy en día.

Dentro de algunas teorías destacadas, los arquitectos se enfocaban en diseñar estructuras teniendo en cuenta que la belleza de los ornamentos era considerada como algo inapropiado e innecesario dentro de la corriente del funcionalismo. Muchos arquitectos de ese siglo intentaron aplicar estas teorías de diseño, lo que llevó a que el concepto se fuera perdiendo o evolucionando con el tiempo.

Dentro de las principales teorías filosóficas de los primeros arquitectos funcionalistas, se destaca la idea de que la belleza reside en el propio edificio. El edificio debe ser, ante todo, funcional, para que su construcción en sí misma sea hermosa sin necesidad de añadir detalles estéticos que sean innecesarios para su función y propósito.

El funcionalismo como enfoque estético

Hacia mediados de los años treinta, el funcionalismo comenzó a ser considerado como un enfoque estético en la arquitectura, más que como un factor determinante en los diseños arquitectónicos. En este punto, la idea del funcionalismo se centró en la ausencia de ornamentos en las fachadas de los edificios e incluso en la simplificación de los detalles en los interiores. Esto difiere considerablemente de los principios iniciales del funcionalismo.

Con el paso del tiempo, el funcionalismo se convirtió en una opción comercial y económica para la construcción de diversos edificios destinados a diferentes propósitos según la sociedad.

Más adelante, con la aparición de figuras influyentes en la arquitectura, como Philip Johnson, surgieron ideas que cuestionaban la responsabilidad de la arquitectura con el funcionamiento de los edificios. Estas ideas fueron consideradas un insulto por algunos arquitectos en relación a sus propias formas de abordar la arquitectura. Así se originó el eterno debate entre "Forma o función".

Es importante destacar que cada arquitecto tiene sus propias ideas y enfoques, y todas son válidas, ya que no se puede obligar a todos los arquitectos a pensar de la misma manera. Habrá quienes prioricen la función sobre la forma o viceversa, pero esto dependerá del contexto y de la persona que esté diseñando.

Principios del funcionalismo en la arquitectura

El funcionalismo como corriente arquitectónica retomó valores fundamentales de la arquitectura griega, los cuales habían sido establecidos por Marco Vitruvio Polión, un destacado ingeniero, arquitecto, escritor y tratadista romano del siglo I. Vitruvio propuso tres valores que son considerados pilares en el funcionalismo:

  1. Confort, comodidad y utilidad: El funcionalismo enfatiza la importancia de diseñar edificios que sean funcionales y satisfagan las necesidades de los usuarios. La comodidad y el uso eficiente del espacio son aspectos primordiales en la creación de entornos arquitectónicos.
  2. Belleza y valor estético: Aunque el funcionalismo pone énfasis en la funcionalidad, también reconoce la importancia de la belleza y el valor estético en la arquitectura. La combinación de formas, proporciones y detalles cuidadosamente considerados contribuye a la creación de obras arquitectónicas visualmente atractivas.
  3. Solidez y estabilidad: El funcionalismo se preocupa por la solidez y estabilidad de los edificios. Esto implica la utilización de materiales adecuados y técnicas de construcción que garanticen la durabilidad y seguridad de las estructuras arquitectónicas.

Estos principios son considerados fundamentales en el funcionalismo, ya que buscan integrar la funcionalidad, la estética y la solidez en el diseño y construcción de los edificios.

Características principales del funcionalismo en la arquitectura

El funcionalismo en la arquitectura presenta diversas características que reflejan su esencia y ayudan a comprender mejor esta corriente. A continuación, se mencionan algunas de las características principales:

  1. Modulación y estandarización del diseño: El funcionalismo se basa en la modularidad y estandarización en el diseño de los edificios. Se busca una organización estructurada y simétrica que respeta una cuadrícula. El uso predominante de líneas rectas es común en estas construcciones.
  2. Originalidad: El funcionalismo busca un carácter de originalidad en cada diseño. Aunque sigue principios estandarizados, se busca la individualidad y singularidad en cada proyecto arquitectónico.
  3. Libertad en las fachadas: Es frecuente encontrar una sensación de libertad en las fachadas de las construcciones funcionalistas. Muchas veces se opta por utilizar grandes paneles de vidrio, desde el suelo hasta el techo, creando cubos de cristal y permitiendo la entrada de luz natural.
  4. Líneas rectas y colores neutros: El funcionalismo se caracteriza por el uso de líneas rectas y colores neutros. Estas líneas representan una pureza básica y generan un ambiente de equilibrio y armonía en la arquitectura funcionalista. Los materiales utilizados también resaltan las estructuras geométricas y suelen ser parte importante del diseño.

Estas características resaltan la estética y los principios de diseño del funcionalismo en la arquitectura, donde la modularidad, la originalidad y la simplicidad visual son elementos clave.

Algunas obras funcionalistas

A continuación, se mencionan algunas obras destacadas dentro del movimiento funcionalista en la arquitectura:

Corte Suprema de Chandigarh

Uno de los destacados proyectos arquitectónicos en Chandigarh, India, es la Corte Suprema de Chandigarh. La ciudad en sí se caracteriza por sus jardines y parques, así como por su arquitectura moderna. La Corte Suprema de Chandigarh es notable porque fue el único proyecto urbano diseñado por Le Corbusier, quien trabajó arduamente en él hasta su muerte en 1965.

Inicialmente, el proyecto fue iniciado por Albert Mayer y Matthew Nowicki, pero más tarde fue replanteado por Le Corbusier. Gracias a la contribución de Pierre Jeanneret, Maxwell Fry, Jane Drew y otros, el proyecto se hizo realidad, considerándose uno de los ejemplos más destacados de arquitectura y urbanismo de alta calidad.

La Corte Suprema de Chandigarh, diseñada por Le Corbusier, es un testimonio tangible de su visión arquitectónica y su influencia en el desarrollo de la ciudad. Su diseño se caracteriza por líneas limpias, geometría precisa y una integración armoniosa con el entorno circundante. Es un hito arquitectónico que refleja la importancia del funcionalismo y la estética en la planificación urbana.

Edificio Carson

El edificio Carson, también conocido como el Sullivan Center, es un destacado edificio ubicado en Chicago. Fue originalmente construido como uno de los grandes almacenes Carson entre 1899 y 1903. Es considerado uno de los trabajos más reconocidos de la Escuela de Chicago y es notable por su altura.

A lo largo de los años, el edificio ha sido utilizado para diversos fines, pero principalmente como espacio comercial minorista. En 1975, fue designado como un hito arquitectónico en la ciudad de Chicago. Este proyecto fue el último encargo que Louis Sullivan recibió en su trayectoria profesional, marcando el final de su carrera.

El edificio Carson, diseñado por Sullivan, logró fusionar de manera impresionante la belleza y la función en una estructura arquitectónica animada. Fue uno de los primeros rascacielos en utilizar una geometría y diseño innovadores para su época. El edificio representa también el estilo del Art Nouveau, con formas geométricas que se asemejan a plantas, aportando un toque personalizado y distintivo.

El Sullivan Center es un ejemplo destacado de la habilidad de Louis Sullivan para crear diseños arquitectónicos innovadores y estéticamente atractivos, dejando un legado significativo en la historia de la arquitectura de Chicago.

Pabellón de Alemania

El Pabellón de Alemania en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 es una de las obras más emblemáticas del Movimiento Moderno en la arquitectura. Diseñado por Ludwig Mies van der Rohe y Lilly Reich, ha sido estudiado e interpretado por varias generaciones, y ha servido de inspiración para numerosos proyectos contemporáneos.

Este pabellón fue construido utilizando materiales como acero, vidrio y diferentes tipos de mármol. Fue concebido como un espacio para albergar la recepción oficial de la exposición. Hasta el día de hoy, sigue siendo considerado una de las obras arquitectónicas más destacadas a nivel mundial.

El Pabellón de Alemania se caracteriza por su diseño minimalista y su enfoque en la simplicidad y la pureza de las formas. Presenta una planta abierta y flexible, con paredes de vidrio que permiten una integración fluida entre el interior y el exterior. Este enfoque innovador en la arquitectura generó un impacto significativo en la forma en que se conciben los espacios arquitectónicos.

El pabellón es reconocido por su elegancia atemporal y su capacidad para crear una experiencia espacial única. Es considerado una obra maestra del funcionalismo y un hito en la historia de la arquitectura moderna.

Casa Farnsworth

La Casa Farnsworth en Plano, Illinois, Estados Unidos, construida en 1946, es una de las casas más emblemáticas del funcionalismo. Diseñada por Mies van der Rohe, presenta una estructura de metal cerrada con vidrio. Esta elección permitió aprovechar las vistas del entorno circundante y lograr una fusión interesante entre el interior y el exterior.

La Casa Farnsworth es un ejemplo destacado de cómo Mies van der Rohe cuidadosamente consideró cada elemento de la arquitectura en función del objeto arquitectónico. Cada componente fue pensado para cumplir una función específica, trabajando en armonía con el entorno que rodea la casa.

El diseño de la casa se basa en líneas limpias y una simplicidad estructural notable. La planta abierta y la transparencia del vidrio permiten una conexión visual y espacial entre los espacios interiores y el paisaje circundante. Esta fusión de interior y exterior crea una sensación de amplitud y libertad, y refuerza la relación entre la arquitectura y la naturaleza.

La Casa Farnsworth es considerada un hito en la arquitectura moderna y una manifestación destacada de los principios del funcionalismo, destacando la importancia de la función, la relación con el entorno y la estética minimalista en el diseño arquitectónico.

¿Quien escribió este artículo?

Equipo COARINS

Somos COARINS, una cooperativa de arquitectos, ingenieros y diseñadores de interiores apasionados por la educación de calidad en el sector de la construcción. Nuestro objetivo es brindar una formación integral y accesible para todos aquellos interesados en el diseño arquitectónico, ingeniería y diseño de interiores.


Etiquetas


También podría interesarte...

Arquitectura vernácula
Arquitectura civil
Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Te interesa ampliar tus conocimientos?