¿Qué es el urbanismo?

El urbanismo en la actualidad es uno de los temas que más ha causado interés en muchas personas del mundo. Es una de las disciplinas que más se enfocan en el bienestar de las ciudades.

En este artículo conoceremos más sobre este tema.

¿Qué es?

El urbanismo es un campo de estudio y práctica que se enfoca en el análisis de cómo los habitantes de áreas urbanas, como pueblos y ciudades, interactúan con el entorno construido que los rodea. Esta disciplina forma parte integral de disciplinas como la planificación urbana, que se dedica al diseño físico y la gestión de las estructuras urbanas.

Diversos profesionales, como arquitectos, economistas, geógrafos, ingenieros, sociólogos y, en particular, urbanistas, investigan cómo las personas viven en entornos urbanos densamente poblados. El urbanismo se encarga de analizar las relaciones socioeconómicas y ambientales que se desarrollan en el contexto urbano.

El término «urbanismo» se determinó a finales del siglo XIX gracias al ingeniero civil de origen catalán Ildefonso Cerdá. Su objetivo era establecer una disciplina independiente centrada en la organización espacial de las ciudades.

El urbanismo como tal, es la disciplina que abarca la organización y planificación de edificios y espacios urbanos de acuerdo con un marco normativo. En consecuencia, considera aspectos como la estética, la sociología, la economía, la política, la higiene, la tecnología y el diseño de la ciudad y su entorno. Se ocupa tanto de planificar el crecimiento urbano futuro como de mejorar la infraestructura y los servicios de las ciudades ya establecidas.

El urbanismo es una disciplina concreta que ha sido definida por numerosos teóricos y que tiene un impacto directo en la vida cotidiana de las ciudades y sus habitantes.

Ramas

El urbanismo es un campo que nace de la fusión de varias disciplinas que, aunque tiene su base en la sociología y la arquitectura, abarca el estudio de otros numerosas para obtener una comprensión completa de las relaciones entre la sociedad y el espacio urbano.

Una de las perspectivas adicionales del urbanismo es su relación con el arte. El arte urbano es una manifestación estética que utiliza el entorno urbano como medio y plataforma de expresión. Esta forma de arte a menudo se asocia con el grafiti y se utiliza para transmitir mensajes, expresar creatividad y reflexionar sobre temas sociales y culturales que están sucediendo dentro de la ciudad.

Hoy en día, el término «urbanismo» se refiere principalmente a la planificación y ordenación urbana, involucrando todos los conocimientos relacionados con la construcción y organización de ciudades o áreas urbanas. Esto sin duda se puede distinguir del término «urbanización», que está más vinculado a los procesos de construcción física, pero no necesariamente a la planificación urbana.

Por otro lado, podemos encontrar el término «ordenación del territorio» el cual se utiliza para describir la actividad urbanística que se enfoca en la planificación de áreas interurbanas y rurales, adoptando una perspectiva más amplia de la organización espacial.

Inicios

El urbanismo tiene una historia rica y diversa que se ha desarrollado a lo largo de los siglos, con figuras históricas notables y momentos clave en su evolución:

Hipodamo de Mileto

Se le considera uno de los primeros urbanistas de la historia. Él fue el responsable para llevar a cabo el diseño del el plan urbanístico de El Pireo, el puerto de Atenas, utilizando una cuadrícula que se ha convertido en un modelo conocido como «hipodámico». Este tipo de planificación urbana se ha repetido en muchas ocasiones a lo largo de la historia.

Nerón

Después del incendio de Roma, Nerón adoptó un papel de urbanista al reconstruir la ciudad utilizando un plan diferente al trazado original. Esto refleja cómo los líderes históricos también influyeron en la forma y el diseño de las ciudades.

Felipe II

Felipe II incorporó ideas urbanísticas en las Leyes de Indias cuando se trataba de la construcción de nuevas ciudades en el Nuevo Mundo. Este periodo marcó la creación de numerosas ciudades de nueva planta por parte de España, lo que constituye uno de los mayores esfuerzos de creación de ciudades en la historia.

Ciudad postmoderna

A partir de la década de 1970, surge la noción de la «ciudad postmoderna» y el urbanismo comienza a trascender el ámbito de la evolución de las ciudades. Este término con el paso del tiempo, se convierte en una disciplina que abarca la planificación y la ordenación integral del territorio. El urbanismo se preocupa por proporcionar modelos territoriales que se dividen en áreas urbanas, urbanizables y no urbanizables, con el objetivo de adaptar el desarrollo a las características de cada zona.

Sin dudas, el urbanismo ha experimentado una evolución a lo largo de la historia, desde sus orígenes en la planificación de ciudades hasta su expansión hacia la ordenación integral del territorio en la época contemporánea tal como la conocemos hoy en día. También ha sido factor clave al ser moldeado por figuras históricas, eventos y necesidades cambiantes, y continúa desempeñando un papel fundamental en la configuración de nuestros entornos urbanos y territoriales.

Origen del término

El término «urbanismo» tiene una raíz etimológica que está relacionada con la palabra «urbe» en latín, que significa ciudad, y «urbano», que se refiere a lo que es parte de la ciudad. Este origen latino es evidente en el nombre de la ciudad de Roma, conocida como «Urbs».

A pesar de que el urbanismo ha sido una parte integral de la sociología humana durante mucho tiempo, el término específico asociado a la disciplina que estudia y planifica las ciudades no se consolidó como tal formalmente hasta principios del siglo XX. Esto destaca cómo la reflexión y la disciplina formal del urbanismo como lo conocemos hoy han evolucionado a lo largo del tiempo y han sido influenciadas por diversos factores históricos y culturales.

Actividad urbanística

La actividad urbanística, según José Luis Borreguero, se refiere a la obligación que se tiene de forma pública de gestionar el uso del suelo y abarca varios aspectos, incluyendo la planificación, organización, dirección, control de la ocupación y ejecución de planes y obras relacionadas con el desarrollo urbano. Entre los objetivos de esta actividad se pueden mencionar los siguientes:

  1. Fomentar un desarrollo coherente y sostenible del espacio urbano: Esto implica asegurarse de que el crecimiento y la expansión de las áreas urbanas se realicen de manera planificada y sostenible, evitando la dispersión y el agotamiento de recursos naturales.
  2. Relacionar de forma sostenible y racional el uso del suelo con el uso de los recursos naturales: Donde se busca garantizar que el uso del suelo esté en armonía con la disponibilidad y el manejo sostenible de recursos naturales como el agua, la energía y la tierra.
  3. Conocer todas las prácticas urbanísticas al interés público: La actividad urbanística debe estar alineada con el interés general de la comunidad, asegurando que las decisiones y acciones beneficien a la sociedad en su conjunto.
  4. Garantizar el acceso a una vivienda digna para todos los ciudadanos: Busca promover políticas y acciones que permitan que todos los ciudadanos puedan tener acceso a viviendas adecuadas y dignas, evitando la exclusión social.
  5. Asegurar el equipamiento y adecuación de suelos urbanos: Esto se refiere a garantizar que las áreas urbanas tengan al alcance infraestructura y los servicios necesarios, como escuelas, hospitales, carreteras y sistemas de transporte público.
  6. Legislar el derecho de propiedad sobre uso del suelo: Aquí podemos mencionar que esto implica establecer normativas y regulaciones que definan los derechos de propiedad y el uso del suelo de manera justa y equitativa.

La actividad urbanística por su parte, la podemos dividir en dos grandes sectores:

El primero sería la planificación urbanística y ordenación del territorio. En este punto, el sector se enfoca en la elaboración de planes y estrategias que guíen el desarrollo de áreas urbanas y rurales, así como en la gestión de la ordenación del territorio.

El segundo sector sería la gestión urbanística. Esto se refiere a la implementación y ejecución de los planes urbanísticos, la gestión de permisos de construcción, la supervisión de obras y otras acciones relacionadas con la gestión práctica del desarrollo urbano.

Planificación y orden

La planificación urbanística es un conjunto de acciones que establecen un sistema o modelo de ciudad con el propósito de satisfacer las necesidades y demandas de la sociedad que habita en un determinado espacio urbano. Este proceso de planificación involucra varios aspectos, incluyendo el tipo de suelo, los usos que se le de, infraestructuras y equipamientos para cada área de la ciudad, como parques, espacios verdes, instalaciones sanitarias, centros educativos, entre otros.

El proceso de planificación urbanística suele seguir varias etapas, que son las siguientes:

Definición de objetivos

En esta etapa, se establecen los objetivos y metas que se desean alcanzar con la planificación urbana. Estos objetivos pueden incluir el crecimiento sostenible, la mejora de la calidad de vida de los habitantes, la preservación del medio ambiente, entre otros.

Analizar la situación actual

Se realiza un análisis exhaustivo de la situación actual de la ciudad, incluyendo aspectos como la demografía, la economía, la infraestructura existente y las problemáticas urbanas.

Diagnóstico

A partir del análisis de la situación actual, se realiza un diagnóstico que identifica los problemas y desafíos que enfrenta la ciudad, así como las oportunidades disponibles.

Definición de estrategias y opciones

En esta etapa, se desarrollan estrategias y opciones para abordar los problemas identificados y aprovechar las oportunidades. Esto puede incluir la elaboración de planes y políticas específicas.

Ejecutar el plan

Finalmente, se implementan las estrategias y acciones definidas en el plan urbano. Esto puede incluir la construcción de infraestructura, cambios en las normativas urbanas, proyectos de desarrollo, entre otras acciones concretas. El proceso de planificación urbanística es importante para así poder garantizar un desarrollo urbano adecuado, sostenible y que beneficie a la comunidad en su conjunto.

Tipos de urbanismo

A pesar de que no existe una clasificación universalmente aceptada, podemos identificar seis categorías de urbanismo según diversos criterios: urbanismo residencial, industrial o de servicios (dependiendo de la finalidad del uso del suelo); urbanismo racionalista, urbanismo táctico y urbanismo ecológico.

Urbanismo residencial

El urbanismo residencial se encarga de la planificación de áreas del territorio destinadas a la vivienda. En este proceso de ordenación urbana, se determina el tipo de viviendas que se construirán en una ubicación, teniendo en cuenta la cantidad de población que habitará en ese espacio y su nivel socioeconómico.

Urbanismo industrial

El urbanismo industrial es un enfoque que se encuentra dedicado a la planificación que se concentra en la organización de áreas destinadas a albergar instalaciones de producción, logística o empresas. Los parques industriales son una manifestación típica del urbanismo industrial y, generalmente, se ubican en las afueras de las ciudades, alejados de las zonas residenciales.

Urbanismo de servicios

El urbanismo de servicios se encarga de proporcionar a la población los espacios y comercios necesarios para satisfacer sus necesidades de abastecimiento. Estas áreas pueden integrarse tanto en el tejido urbano principal como en las áreas periféricas de la ciudad.

Urbanismo racionalista

El urbanismo racionalista es una corriente derivada de la arquitectura racionalista que surgió en respuesta a un crecimiento urbano muy rápido el cual se dio a principios del siglo XX, causado por la Revolución Industrial. Le Corbusier fue uno de los principales exponentes del urbanismo racionalista, proponiendo un modelo de ciudad práctico y organizado en torno a un trazado lineal.

Urbanismo táctico

El urbanismo táctico representa una corriente urbanística que se enfoca en la transformación de las ciudades hacia un modelo más orientado al peatón. La mayoría de las intervenciones que se hagan dentro de este tipo de urbanismo van a buscar reducir la presencia de vehículos en las áreas urbanas, promoviendo espacios verdes y públicos, así como el uso del transporte público.

Uno de los principales defensores del urbanismo táctico es Mike Lydon, y una de las ciudades donde se ha implementado ampliamente esta perspectiva es Barcelona.

El urbanismo táctico implica intervenir en la manera en que las ciudades crecen, revitalizando espacios subutilizados y dándoles un uso que no necesariamente implica construcción permanente. Estas acciones buscan que los espacios sean más accesibles y más cómodos para las personas, contribuyendo a humanizar la ciudad.

El enfoque del urbanismo táctico es transformar espacios públicos, vecindarios y calles para priorizar a los peatones, relegando los vehículos a un segundo plano. Además, promueve estrategias para fomentar modos de transporte alternativos y sostenibles. Las intervenciones se realizan con materiales de bajo costo y reciclables, rescatando espacios antes destinados a vehículos. Cada intervención aporta un valor significativo a la ciudad, aborda preocupaciones medioambientales y ofrece soluciones creativas a desafíos de planificación urbana, contribuyendo a la identidad local y mejorando el entorno urbano.

Podemos citar las palabras de Mike Lydon en 2012, donde describió al urbanismo táctico como «Un enfoque deliberado para crear ciudades, una propuesta de ideas locales para desafíos de planificación local con compromisos a corto plazo y expectativas realistas, mediante intervenciones de bajo riesgo que pueden tener un alto impacto positivo».

Urbanismo táctico en Latinoamérica

En Latinoamérica, el urbanismo táctico se enfoca en la ejecución de acciones a corto plazo con el propósito de generar transformaciones a largo plazo en las ciudades. Su objetivo es poder ayudar a resolver una serie de problemáticas urbanas, como la inequidad, y destacar el valor de los espacios públicos mediante soluciones que sean más adecuadas, rápidas, económicas y creadas por personas con una perspectiva creativa. Estas intervenciones abarcan diversos aspectos, incluyendo vivienda, economía local y transporte, y surgen como respuestas a la persistente informalidad que se encuentra en un punto de inflexión entre la necesidad de formalizar los procesos urbanos.

En la región de Latinoamérica, se han observado numerosos ejemplos de urbanismo táctico que abordan situaciones como vendedores ambulantes, ferias libres, ocupaciones de terrenos por parte de juntas de vecinos y prácticas informales. Estas acciones reactivas buscan reducir la brecha de inequidad y representación en la ciudad, a menudo debido a la falta de canales institucionales adecuados o de voluntad política para abordar estas cuestiones.

En países como Chile, Perú, Ecuador y otros, se ha decidido por adoptar un enfoque que redefine los espacios públicos para convertirlos en oportunidades para la comunidad en general. El urbanismo táctico cada día se esfuerza por involucrar a los ciudadanos en la búsqueda de soluciones a los desafíos sociales, económicos y urbanos. Esto implica que se pongan en práctica más estrategias que promuevan el uso de medios de transporte menos contaminantes, utilizando materiales reciclables y económicos.

Ciclovías con urbanismo táctico

Un ejemplo concreto son las ciclovías, que permiten la recuperación de calles que antes daban prioridad a vehículos privados y transporte público. De este modo se contribuye al desarrollo sostenible de barrios y ciudades. Un aspecto fundamental es garantizar que los espacios públicos sean accesibles para los peatones, eliminando con esto barreras arquitectónicas y reduciendo así la presencia de carros.

Uno de los principales objetivos del urbanismo táctico dentro de Latinoamérica es humanizar los espacios públicos urbanos, revitalizando diferentes áreas y dando así soluciones a los problemas de planificación urbana. Esta estrategia no está limitada únicamente a profesionales del urbanismo y la arquitectura, sino que puede ser impulsada por cualquier persona dispuesta a transformar los espacios públicos, fomentando el uso de la bicicleta, revitalizando áreas verdes, pintando cruces peatonales de manera creativa para mejorar el espacio y priorizando las necesidades de los peatones.

¿Quien escribió este artículo?

Naomi Santa Olalla

Arquitecta y diseñadora de interiores.
Me gusta escribir y leer artículos relacionados con proyectos arquitectónicos y también conocer su solución en cuanto al interiorismo.


Etiquetas


También podría interesarte...

¿Qué es el dibujo técnico?
Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Te interesa ampliar tus conocimientos?