Análisis de la Acrópolis

La Acrópolis fue uno de los espacios más imponentes de la antigua Grecia. 

En este artículo vamos a conocer más sobre los espacios y construcciones más destacadas de ciudad tan importante de la antigüedad.

Inicios

La Acrópolis de Atenas uno de los proyectos más importantes de la historia, se encuentra ubicada en el suroeste de la región de Ática, rodeada por montes de menor tamaño que le brindan un ambiente majestuoso y protegido. Esta colina rocosa es una de las partes más notables de la ciudad, con pendientes pronunciadas en la mayoría de sus lados, excepto en el oeste, donde se presenta una pendiente natural que hace que sea más sencillo el acceso. 

La parte construida de la Acrópolis, se encuentra colocada en la plataforma superior. Esta zona abarca  aproximadamente 300 metros de largo por 150 metros de ancho, la cual cuenta con una altura de 91 metros sobre la urbanización circundante. Este emplazamiento estratégico no solo ofrece una vista impresionante de la ciudad y sus alrededores, sino que también sirve como un testimonio vivo de la grandeza y el ingenio que tuvo una de las civilizaciones antiguas más importantes.

Antecedentes

La ciudad de Atenas debe su nombre a Atenea Polias, quien fue una figura destacada en la mitología griega. Atenea, hija de Zeus y Metis, surgió de una manera única, pues Zeus temía que un hijo de Metis le quitara el trono y la devoró mientras estaba embarazada. Sin embargo, pronto sintió un intenso dolor de cabeza, y Hefesto, el dios herrero, abrió la cabeza de Zeus con un hacha, liberando a Atenea completamente desarrollada y armada, convirtiéndola así en la diosa de la sabiduría y la estrategia.

La rivalidad entre Atenea y Poseidón por el poder de la ciudad dio lugar a una competencia de regalos. Poseidón hizo brotar un manantial de agua salada, mientras que Atenea ofreció un olivo, símbolo de paz y prosperidad. Los ciudadanos, reconociendo el valor del regalo de Atenea, la eligieron como su principal deidad, convirtiéndola en la diosa principal de la ciudad. Atenea desde que apareció en la ciudad, es conocida y alabada por su sabiduría, valentía y habilidades estratégicas. Además es considerada una diosa virgen y una protectora de las artes, la artesanía y la justicia.

La Acrópolis de Atenas es la manifestación más grande del legado de Atenea. Los magníficos edificios que fueron construidos durante la época de Pericles son evidencia de manera arquitectónica la esencia de la antigua Grecia, cuando la grandeza de la civilización clásica alcanzó su apogeo. Esta majestuosa estructura no solo es un recuerdo a la grandeza de la civilización griega, sino también un testimonio tangible del ingenio y la visión de una época tan importante para la historia de la arquitectura.

Historia de la Acrópolis

Los orígenes de la Acrópolis vienen de la Edad de Bronce que se llevó a cabo alrededor del siglo XIII a.C., cuando se cree que estaba fortificada y habitada durante la época micénica. Uno de los descubrimientos más importantes de esta era es el impresionante "Tesoro de Atreo" o "Tumba de Agamenón", que fue uno de los monumentos mejor conservados de la civilización micénica. El Tesoro de Atreo es famoso por su imponente cúpula de falsa bóveda. Esta fue una técnica arquitectónica característica de los micénicos que permitió la creación de un elemento con la apariencia de una bóveda de cañón, sin necesidad de arcos.

La plataforma de la Acrópolis de Atenas se encontraba rodeada por una muralla impresionante llamada "Ciclópea" debido al tamaño de las piedras utilizadas en su construcción. Los habitantes de la zona construyeron esta fortificación en sustitución de una estructura anterior, otorgándole así un aspecto aún más imponente.

Durante la época arcaica, entre los siglos VII y V a.C., el área comenzó a tomar una forma más completa y característica de la zona con la construcción de templos y otros edificios religiosos. El Templo de Atenea Polias, también conocido como el Hecatompedón, fue una de las maravillas construidas durante este periodo.

No fue hasta el año 480 a.C., durante la Segunda Guerra Médica, el rey persa Jerjes I invadió Grecia con un enorme ejército. Ante esta amenaza, Atenas tuvo que ser evacuada y gran parte de la población se refugió en la isla de Salamina. Sin embargo, la flota griega, la cual estuvo liderada por Temístocles, obtuvo una victoria importante sobre la flota persa en la Batalla de Salamina, debilitando significativamente la capacidad persa para abastecer a su ejército y avanzar por tierra. Ante este suceso tan importante, Jerjes I y su ejército sobreviviente se tuvieron que retirar de Grecia. Tras la huida de ellos, los atenienses regresaron a su ciudad para encontrarse con una Atenas parcialmente destruida y saqueada en ese entonces.

El poder de una gran ciudad


Se cree que la Acrópolis parece haber experimentado cierta prosperidad desde la época micénica con sus primeras construcciones las cuales se parecen a las de otros recintos amurallados como Micenas y Tirinto. Los atenienses se refirieron a esta primera fortificación como el "muro pelásgico". Esto hacía referencia a que fue construido por los pelasgos, que fueron antiguos habitantes del Ática. Más tarde, en el siglo X a.C., este muro fue ampliado hacia el lado occidental para proteger el suministro de agua potable de la fuente Clepsidra, así como algunos templos cercanos.

Posteriormente, durante la invasión de los pueblos dorios que se llevó alrededor del 1100 a.C., Atenas y el Ática parecen haber quedado relativamente al margen de dichos sucesos. Esto permitió que la región conociera un periodo de cierto esplendor, como lo sugieren la rica cerámica y los numerosos objetos funerarios descubiertos en el cementerio del Cerámico.


Acrópolis de Atenas

El auge de la Acrópolis alcanzó su punto más fuerte en la época clásica, la cual comenzó alrededor del 480 a.C. tras la victoria sobre los persas. Bajo el liderazgo de Pericles, se inició un periodo de estabilidad que llevó a la unificación de las ciudades más importantes. En este periodo del tiempo, se implementaron reformas democráticas significativas que permitieron la participación de los ciudadanos en la vida política, y este tiempo también presenció el florecimiento del arte y la arquitectura griega. Atenas ascendió para convertirse en el epicentro político y cultural de la Grecia clásica.

Pericles como líder, comprendió la importancia de preservar y exaltar la grandeza de la Acrópolis, convencido de que su restauración sería un símbolo del poderío y la superioridad de la ciudad de Atenas. Para simbolizar este nuevo apogeo, ordenó la construcción de un conjunto de edificios en la colina rocosa de la Acrópolis, siendo construidos a 156 metros sobre el nivel del mar.

Estas construcciones le fueron dando forma al paisaje arquitectónico de la Acrópolis de Atenas. Entre los edificios y monumentos más destacados se encuentran el Propileo, una entrada monumental que servía como punto de control de acceso a la Acrópolis, el icónico Partenón, dedicado a la diosa Atenea, y el Erecteion, con su elegante pórtico de las Cariátides.

La Acrópolis fue construida sobre una extensa terraza en la cima de un pico sobre la llanura ática. La colina fue transformada en una gran plataforma horizontal sobre la cual se dispersaron los edificios de la ciudadela. El acceso a la Acrópolis se encuentra en el flanco occidental, donde la pendiente es más suave. Para poder acceder a ella, se llega a través de una serie de rampas que serpenteaban sobre la colina, brindando vistas parciales de la magnífica Acrópolis.

Entrada de la Acrópolis


En el lugar de la entrada de la Acrópolis, se encuentran los restos de los Propileos, diseñados por Mnesicles quien fuera arquitecto en ese entonces, estos elementos, enmarcaban lel gran acceso a la Acrópolis. A diferencia de las estructuras modestas que servían como accesos a otros santuarios griegos, los Propileos destacaban por su fachada monumental. Estos se caracterizaron por estar en un gran pórtico dórico en el centro, con un intercolumnio central notablemente más ancho, flanqueado por dos hileras de columnas jónicas. Esta disposición creaba un ritmo interrumpido en el centro, donde el espacio se hacía más amplio para facilitar el acceso, generando una secuencia de 3 y 3 columnas a cada lado.

En el centro de los Propileos se encontraba un amplio vestíbulo con techos llenos de ornamentos, que funcionaba como el principal punto de acceso a la Acrópolis. Este espacio marcaba la primera vez que se concebía una transición espacial continua, rompiendo con la tradicional noción griega de los edificios como entidades plásticas.

El diseño de los Propileos buscaba crear un efecto dramático y místico a medida que las personas entraban en la Acrópolis. Al adentrarse, los visitantes tenían vistas parciales de los templos hasta llegar al patio central, donde se les ofrecía una vista completa de los edificios de la ciudadela. Esta cuidadosa disposición arquitectónica proporcionaba una experiencia visual impactante, resaltando la magnificencia y la importancia de este espacio como lugar sagrado.

Templos en la Acrópolis

Templo de Atenea Niké

En el lado derecho del Propileo se construyó el modesto Templo de Atenea Niké. Este templo se encuentra ubicado en el extremo del patio frontal. Este pequeño santuario está dedicado a Atenea Niké, la venerada diosa de la victoria, y fue construido con la finalidad de conmemorar los triunfos militares de los atenienses, especialmente durante la Guerra del Peloponeso contra Esparta. La construcción de este templo dio inicio  alrededor del 427 a.C. y se terminó en el 424 a.C.

Representando un ejemplo temprano de la arquitectura jónica en la Acrópolis, el Templo de Atenea Niké es una estructura modesta y elegante. Esta construcción está compuesta por un pronaos y una cella que albergaba la estatua de culto de la diosa. Elevado sobre un pedestal, el templo se accede mediante una escalinata. En su parte superior, solía exhibir un friso adornado con esculturas que representaban batallas y escenas mitológicas, aunque en la actualidad solo quedan algunos fragmentos de estas obras.

Es importante mencionar que durante la época de dominio otomano, el templo fue reutilizado como mezquita. Sin embargo, en la actualidad ha sido restaurado en gran medida y forma parte del complejo arqueológico de la Acrópolis de Atenas, siendo uno de los puntos de interés más destacados para los visitantes.

Al adentrarse en el amplio patio central, la mirada de las personas se dirigía hacia la imponente estatua de la diosa Atenea Promakhos, la cual fue esculpida por el renombrado artista Fidias a principios del siglo V a.C. Esta gran e impresionante obra, la cual fue una de las más destacadas de la Acrópolis, se erigía cerca de los Propileos, que era la entrada principal al recinto sagrado. La estatua, aproximadamente medía 9 metros de altura y realizada en bronce. Esta impresionante obra, mostraba a Atenea portando una lanza y un escudo, simbolizando la defensa y protección de Atenas. A su alrededor, se disponían el Templo de Erecteion y el majestuoso Partenón, creando una disposición visual oblicua que enfatizaba  la tridimensionalidad de estos monumentos.

Fuente: Pinterest

Templo de Erecteion


El Erecteión, fue una construcción muy conocida en la Acrópolis, este fue construido entre el 421 y el 406 a.C. bajo la supervisión del arquitecto Filocles, es un templo dedicado a varios dioses y héroes, entre ellos Atenea Polias, Poseidón y Erechtheus, quien fuera un legendario rey de Atenas. El diseño asimétrico del templo se debe a la topografía del terreno y al programa arquitectónico, que incluye una elevación natural y un antiguo pozo sagrado. Esta disposición fragmentada de edificios de pequeña escala responde a la necesidad de resaltar los lugares sagrados tradicionales y crear un marcado contraste con la pureza del Partenón.

Una de las características que más destacan del Erecteión es el Pórtico de las Cariátides, una serie de seis columnas esculpidas como mujeres que soportan el techo del templo. Estas Cariátides, fueron representadas como mujeres vestidas al estilo jónico, sostienen el peso del entablamento sobre sus cabezas a modo de columnas. El término "Cariátide" proviene de la ciudad griega de Caryae, famosa por la gracia y belleza de sus mujeres, que sirvieron de inspiración para estas esculturas.

Además del Pórtico de las Cariátides, el Erecteión cuenta con otras áreas importantes, como la Cámara de las Oliveiras y la Tumba de Cecrops. La Cámara de las Oliveiras, es una pequeña habitación que contiene un antiguo pozo sagrado. Este espacio estaba destinada a guardar objetos religiosos y tesoros relacionados con la adoración de Atenea Polias, la protectora de Atenas. Por otro lado, la Tumba de Cecrops, se encuentraba ubicada en el lado norte del templo, se cree que es el lugar de descanso final del legendario rey de Atenas, Cecrops, lo cual fue de mucha importancia dentro de la mitología y la religión en la antigua vida ateniense.

Fuente: Escribe cuando llegues

El Partenón

El Partenón, un increíble templo dórico dedicado a la diosa Atenea Parthenos, protectora de Atenas, se cree que fue construido aproximadamente en el siglo V a.C., entre los años 447 a.C. y 438 a.C., bajo el gobierno de Pericles, como parte del ambicioso proyecto de reconstrucción de la Acrópolis. Ictinos y Calícrates, junto con el escultor Fidias, desempeñaron un papel bastante importante en su diseño y construcción, ocupando parte del lugar donde anteriormente se encontraba el Hecatompedón.

Este templo fue levantado con mármol blanco del monte Pentélico y fue adornado con intrincadas esculturas y frisos que representaban escenas mitológicas y religiosas. El Partenón se conoce como un ejemplo clásico de arquitectura dórica. Esta construcción destaca por columnas robustas y sencillas, sin bases, capiteles distintivos con volutas, frontones triangulares y un techo a dos aguas. Cuenta con  dimensiones impresionantes de 30. 88 metros de ancho y 69. 50 metros de largo, formaba una cuadrícula de 4 x 9 cuadrados de 7. 72 metros de lado.

El Partenón es un edificio octástilo, ya que cuenta con un frente de ocho columnas, en contraste con otros templos dóricos que contaban solo con seis. En sus lados, presenta un número impar de columnas, diecisiete en total, para destacar una columna central en el lado longitudinal, proporcionando una vista oblicua privilegiada. Cada columna alcanza una altura de 10. 93 metros y un diámetro de 1. 91 metros, apoyadas sobre un estilóbato, una plataforma escalonada que se eleva desde el suelo y forma la base del templo.

Los escalones del templo cuentan con una altura de 50 centímetros. Estos se reducen a la mitad en el centro de los dos frentes gracias a escalones que facilitan el acceso. Su techo presentaba una estructura de madera que sostenía una cubierta de tejas planas o pizarras, siendo notable el uso de mármol de la isla de Paros en lugar de la arcilla cocida típicamente empleada en la construcción de tejas en otros templos griegos.

Fuente: Historia National Geographic

El Odeón de Herodes

El Odeón de Herodes Ático se encuentra como una de las construcciones majestuosas en la ladera sur de la Acrópolis de Atenas. Este edificio es un antiguo teatro que lleva consigo la historia y el esplendor de la época romana. Fue construido por Herodes Ático, un importante ciudadano romano y generoso filántropo, en honor a su difunta esposa, Regila. La construcción se llevó a cabo durante el esplendor del siglo II d.C., entre los años 161 y 174 d.C.

Este teatro es un testimonio de la grandiosidad de la arquitectura romana. En sus días de mayor auge, estaba cubierto por un techo de madera, este elemento ha desaparecido con el paso del tiempo. Con una capacidad para albergar a unos 5,000 espectadores, el Odeón se encontraba dentro de la Acrópolis como escenario de diversas actuaciones musicales y eventos culturales.

A lo largo de los siglos, el Odeón de Herodes Ático tuvo diversas funciones, desde ser el escenario de emocionantes representaciones teatrales y musicales hasta servir como sede para competiciones atléticas, manteniendo vivo el espíritu del entretenimiento y la cultura en la majestuosidad de la antigua Atenas.

Fuente: Free Tour Atenas

Modificaciones de la Acrópolis

La paz y la prosperidad de la época clásica de Atenas se vieron interrumpidas por conflictos internos entre las ciudades-estado griegas y, finalmente, por la Guerra del Peloponeso, que fue un largo conflicto entre Atenas y Esparta que debilitó a Grecia. Con la muerte de Alejandro Magno en el 323 a.C., la era clásica llegó a su fin, marcando el inicio de la época helenística.

Durante el periodo helenístico, la Acrópolis experimentó transformaciones bastante importantes. Aunque mantuvo su importancia como centro cultural y religioso, se vio influenciada por cambios y desarrollos que alteraron su apariencia y función. Durante la ocupación macedonia de Atenas después de la muerte de Alejandro Magno, se llevaron a cabo trabajos de reconstrucción y renovación en la Acrópolis, incluida la restauración del Partenón, que había sufrido importantes daños.

Con el paso de esta nueva era, se construyeron nuevos monumentos y edificios en la Acrópolis durante el período helenístico, como la Torre de los Vientos, un reloj de agua y torre meteorológica. También se expandió el Ágora de Atenas para incluir nuevas estructuras.

La cultura griega se había extendido ampliamente debido a la expansión del imperio de Alejandro Magno, y la Acrópolis continuó siendo un importante centro de la cultura griega. La influencia de las tradiciones arquitectónicas griegas clásicas persistió. Durante el periodo del Imperio Romano, se sumaron más monumentos y estructuras a la Acrópolis, aquí fue donde el Odeón de Herodes Ático fue construido. 

Diversas culturas

A pesar del respeto que los romanos tenían por la cultura griega, ellos también dejaron su huella en la Acrópolis. Se pueden encontrar inscripciones en latín y otros vestigios que evidencian la presencia romana en este lugar sagrado.

Durante la época bizantina, la Acrópolis siguió conservando su importancia, aunque algunos de sus antiguos edificios fueron convertidos en iglesias cristianas. Sin embargo, la colina sufrió daños significativos durante las invasiones y conflictos de la Edad Media. Durante el dominio otomano de Grecia, la Acrópolis experimentó más daños y fue utilizada como una fortaleza. Varios de sus edificios fueron dañados o destruidos en este periodo tumultuoso de la historia.

La Acrópolis en la actualidad

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, se tuvieron esfuerzos significativos para restaurar y preservar la Acrópolis. Las excavaciones arqueológicas y la meticulosa restauración de los edificios históricos fueron llevadas a cabo con gran cuidado. En el año 2007, se inauguró el Museo de la Acrópolis en las cercanías de la colina. Este es un espacio que alberga una gran cantidad de obras de arte y artefactos arqueológicos descubiertos en el sitio.

Además de los impresionantes monumentos principales, los visitantes de la Acrópolis pueden sumergirse en un gran mundo de ruinas que incluyen muros fortificados, santuarios de menor tamaño, cimientos de antiguas estructuras y una gran cantidad de estatuas y objetos arqueológicos que se encuentran por todo el sitio. A pesar del paso del tiempo, la Acrópolis de Atenas sigue siendo un destino turístico de gran popularidad. Año con año, atrae a personas de todo el mundo que buscan explorar y comprender la riqueza de la civilización griega antigua. Este lugar tan imponente perdura como un poderoso símbolo de la grandeza y la influencia duradera de la antigua Grecia.

Hoy en día, la Acrópolis de Atenas sigue siendo conocido como un símbolo icónico de la antigua Grecia. Sus imponentes edificios y ruinas ofrecen una mirada fascinante a la rica historia de Atenas y la civilización griega clásica. Esta ciudad, es reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


¿Quien escribió este artículo?

Equipo COARINS

Somos COARINS, una cooperativa de arquitectos, ingenieros y diseñadores de interiores apasionados por la educación de calidad en el sector de la construcción. Nuestro objetivo es brindar una formación integral y accesible para todos aquellos interesados en el diseño arquitectónico, ingeniería y diseño de interiores.


Etiquetas


También podría interesarte...

Análisis Weisman Art Museum
Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Te interesa ampliar tus conocimientos?