Análisis de la Torre de Pisa

La Torre de Pisa es uno de los monumentos más llamativos del mundo debido a su inclinación. Muchas personas acuden año con año para poder apreciar esta construcción. En este artículo conoceremos más sobre ella…

Historia

La Torre de Pisa ha sido reconocida a nivel mundial como uno de los monumentos más bellos, históricos y afortunados que existen. Por esta y por más razones, la torre de Pisa ha sido nombrada como Patrimonio de la Humanidad desde el año de 1987. Este monumento, el cual fue concebido desde un inicio como un campanario, forma parte del estilo románico el cual tuvo su mayor auge en la Edad Media italiana. Esta famosa construcción se encuentra localizada en el lugar que el escritor Gabriele D’Annunzio bautizó como La Plaza de los Milagros, en Pisa, la Toscana en Italia.

La Torre de Pisa es mundialmente famosa por ser una torre inclinada, es por eso que muchas personas acuden año con año para conocerla y por qué no, hasta tomarse muchísimas fotos a lado de esta edificación. Se dice que la torre comenzó a inclinarse de forma inmediata cuando se dio inicio con su construcción. A pesar de esto, la situación no solo no frenó el empeño y orgullo de la ciudad donde está construida, sino que a pesar de tener más de 800 años, la torre sigue intacta junto a la catedral o mejor conocida como Duomo de Pisa, siendo así como un verdadero milagro arquitectónico al estar de pie a pesar de la inclinación que tiene. La famosa Plaza de los Milagros se conforma también con el baptisterio y con un camposanto.

Fuente: Meteored

Inicios

La Torre de Pisa se desarrolló constructivamente en tres etapas las cuales se tuvieron que llevar a cabo durante un periodo de aproximadamente 200 años. Cuando se realizó la construcción de la primera planta esta dio inicio el 9 de agosto del año 1173, esto se realizaba en medio de un periodo de éxito militar y prosperidad para la ciudad. La primera planta que conforma la torre se encuentra rodeada de semi columnas que cuentan con capiteles de origen clásico y arcos ciegos, todos estos elementos se encuentran en mármol de color blanco.

Después de que se terminara la parte del tercer piso de la torre en el año 1178, los constructores se percataron que la torre se había inclinado aproximadamente tres metros hacia el norte. Al analizar la situación, de inmediato se dieron cuenta que la inclinación se dio debido a unos cimientos débiles ya que el subsuelo donde se encontraba era inestable. El diseño que se propuso desde el inicio para esta torre era imperfecto y su construcción tuvo que pausarse durante un siglo, esto se tuvo que hacer debido a las guerras entre los pisanos y los estados vecinos los cuales estaban en constantes peleas. En este periodo de tiempo se le permitió al suelo asentarse; de otro modo, si hubieran continuado con la etapa constructiva, la torre se habría derrumbado.

En el año 1272, Fernando di Vincenzo quien fue el arquitecto encargado del camposanto, fue el responsable de retomar la construcción del proyecto de la Torre de Pisa. Para esto, se tuvieron que añadir entonces cuatro nuevas plantas, las cuales tuvieron que ser construidas con cierto ángulo con la finalidad de poder contrarrestar la inclinación que ya presentaba la torre. Las obras se tuvieron que detener otra vez en el año 1284 después de la victoria genovesa ante Pisa cuando se dio la batalla de Meloria.

Detalles constructivos

Aproximadamente cincuenta años más tarde en 1372, Tommasso di Andrea Pisano se encargó de construir la última planta donde en la cual se colocaron las campanas. Se considera que su intervención arquitectónica de la última planta combina de forma armónica con los elementos góticos que se usaron en el campanario con el estilo románico de la torre. Las campanas en total, son siete y cada una de ellas corresponde a una nota musical. Se dice que la mayor de las campanas fue instalada en el año 1655. Poco después de terminar la construcción del campanario, la torre empezó de nuevo a inclinarse pero en esta ocasión hacia el sur.

Según varios historiadores, mencionan que el mismo Galileo Galilei fue el responsable de dejar caer dos balas de cañón las cuales eran de diferente masa desde la torre para demostrar que la velocidad con la que descendían era independiente de la masa de cada una de las balas. La historia, aunque ha sido descrita por un estudiante del propio Galileo Galilei aún es considerada como un mito.

Retos

Se dice también que algunos años después de haber terminado la construcción de la torre, el daño en su estructura se hizo evidente y muchos de los elementos de piedra que se colocaron en ella desde el inicio que habían sido realizados en mármol de San Giuliano tuvieron que ser sustituidos por mármol pero en esta ocasión se tuvo que utilizar mármol blanco de Carrara.

Alessandro della Gherardesca incluso tuvo que excavar un camino alrededor de todo el perímetro de la torre con la finalidad de poder hacer visible la base. Esto causó poco tiempo después que la base de la torre de inundara y con esto otra vez se dio un incremento en su ángulo de inclinación.

El 27 de febrero de 1964 sucedió algo que muchas personas no creían posible, el Gobierno de Italia pidió ayuda para evitar la caída de la Torre de Pisa. Fue a partir de 1993 que se tuvieron que añadir aproximadamente 870 toneladas a modo de contrapesos de plomo, las cuales fueron las responsables de poder enderezar un poco la estructura de la torre.​

Antecedentes

La torre está formada por ocho plantas en total las cuales fueron construidas sobre un cilindro que está hueco y rodeado por seis espacios con columnas los cuales emergen desde la parte de la base, lo que hace que reposen en los cimientos. Por otro lado la cámara que contiene el campanario en la parte superior de la estructura se une con la planta baja gracias a una escalera de caracol que podemos encontrar en la parte del interior. Esos seis espacios con columnas tienen decoración con arcadas abiertas las cuales son de medio punto.

Después de varios análisis, se empezó a determinar que una de las causas de la inclinación de la torre era por el inestable subsuelo sobre el que se había construido la torre. Giovanni di Simone fue una de las personas que se arriesgó a poder reanudar el proyecto arquitectónico de la torre es por eso que él intentó compensar la inclinación de la torre proponiendo de forma vertical los cuatro pisos que faltaban de la torre con el objetivo de compensar pesos para que así la torre dejara de inclinarse.

Poco tiempo después de haber llevado a cabo esto, Giovanni di Simone se dio cuenta de que esta intervención no sirvió para nada ya que la torre continuaba inclinándose. En los siglos siguientes, la inclinación de la torre seguía llevándose a cabo pero de una forma más lenta. Muchas personas han explicado que el peso de la misma, hizo posible que se terminara de compactar el suelo, lo cual ayudó a tener cierta estabilización para la estructura de la torre.

Fuente: Pinterest

Características principales

Desde el primer momento en el que se pensó crear una torre en esa zona de Pisa, se pensó edificar para poder albergar lo que sería un campanario monumental el cual estaría destinado a acompañar a la catedral de esa zona. Esta torre, la cual debía de ser recta en su totalidad, tiene actualmente una forma levemente arqueada la cual se empezó a notar poco después de su construcción, esta se encuentra en dirección contraria al ángulo de inclinación con el que cuenta la estructura.

El edificio se pensó desde las primeras ideas como una torre de forma cilíndrica, la cual se encuentra dividida en ocho niveles, los cuales se forman por la base, seis pisos, sin olvidarnos del campanario. En este espacio como ya mencionamos, se tuvieron que instalar siete campanas las cuales están afinadas con las notas musicales do, re, mi, fa, sol, la, si.

Al campanario podemos acceder por una puerta solamente, la cual se encuentra rematada con un tímpano que cuenta con tres figuras. El interior de la torre lo podemos encontrar cubierto por dos muros que fueron construidos con materiales como la piedra caliza y también el mármol.

Interior de la torre

La torre en sí, se encuentra hueca por dentro, en ella no hay más que unas escaleras que tuvieron que ser de caracol con aproximadamente 270 escalones los cuales te llevan directamente al campanario. En los primeros niveles de la torre, los escalones fueron hechos de mármol, un material que fue instalado durante la época de la Edad Media para poder recibir a los nobles que visitaban a la torre.

Ya que la torre pertenece al estilo románico, los muros de la base de la misma tuvieron que ser hechos de forma sumamente ancha y maciza, esto es un factor que explica su impresionante peso. Dichos muros se hacen estrechos y hacen que se sienta el espacio más ligero a medida que la torre va creciendo.

Elementos estéticos

Como parte de los elementos decorativos que se pensaron para colocar en el edificio, los arquitectos responsables del proyecto tuvieron que aplicar incrustaciones de mármol los cuales son de diferentes colores los cuales tienen también varios motivos geométricos.

También podemos observar elementos hechos con relieve sobre la superficie de la misma torre. Algunos de estos relieves son considerados abstractos ya que algunos parecen dar la forma de animales, o algunas figuras humanas, incluso motivos florales, entre muchos otros detalles.

Las columnas que conforman la torre, se encuentran colocadas en cantidades diferentes según el nivel de la torre donde nos encontremos. En la base, de forma aproximada, podemos encontrar un total de quince columnas las cuales ordenan una sucesión armónica de arcos los cuales son medio punto ciegos. Las partes intermedias de la torre tienen una galería que se conforma de 30 columnas cada una. Sin embargo, la planta del campanario, la cual se encuentra en el octavo nivel, tiene una galería de 12 columnas.

Datos importantes

Todas y cada una de las columnas son las encargadas de soportar arcos de medio punto. Estas son de fuste liso y se encuentran rematadas con capiteles con muchos motivos decorativos. Se pueden ver que algunos de los capiteles cuentan con volutas y hojas de acanto las cuales hablan por sí mismas de la gran influencia que se tuvo del arte grecorromano. De igual forma se pueden ver algunos capiteles con diferentes motivos tales como lo son criaturas fantásticas o de la mitología que reflejan de algún modo la mentalidad del románico, que aún sigue vigente en la Toscana hasta hoy en día.

La Torre de Pisa cuenta con una altura aproximada de 55. 8 metros, aunque en un inicio fue pensada para poder llegar a los 60 metros. El cilindro que da la forma de la estructura de la torre tiene un diámetro exterior aproximado de 15. 4 metros, mientras que su diámetro interior es de 7. 36 metros. Se dice que la torre cuenta con un peso de 14, 700 toneladas y el ángulo de inclinación en la actualidad es de 5° aproximadamente.

Construcción

Han existido varias versiones y relatos de las etapas constructivas y sucesos que dieron lugar a la Torre de Pisa. Se ha mencionado que aproximadamente el 9 de agosto del año 1173, se colocaron por primera vez lo que serían los cimientos que soportarían el peso de la torre.

Por otro lado, las obras de la planta baja del campanario hecho de mármol blanco dieron inicio el 14 de agosto de ese mismo año, el cual se llevó a cabo en uno de los mejores momentos de la ciudad italiana. Esta planta baja es básicamente considerada como una arcada ciega la cual está articulada por columnas que se encuentran adosadas con algunos capiteles corintios clásicos.

La torre, como hemos mencionado, se dice que comenzó a hundirse después de que la construcción hubiera avanzado hasta la parte del el segundo piso que se llevó a cabo en el año 1178. Esto se debió a una cimentación inadecuada de apenas tres metros, la cual, al estar asentada en un subsuelo bastante débil e inestable, no pudo soportar de forma adecuada el peso de la estructura en sí, lo que prácticamente se traduce a un diseño que fue defectuoso desde el inicio de la obra.

Fuente: SEAS Estudios Superiores Abiertos

Etapas

Hasta ahora, no podemos estar seguros de quién es el autor del proyecto original del campanario. Algunas personas consideran que fue Diotisalvi, que era el encargado de construir una de las secciones del baptisterio por aquel entonces. Vasari, por otro lado, sugirió que habría sido Bonanno Pisano, pero se han reunido varias evidencias que hacen constatar que esta atribución parece estar equivocada. De lo que sí se tiene certeza es que la obra de la torre estuvo un tiempo supervisada por Giovanni Di Simone.

Primera etapa

La primera etapa constructiva de la torre, se dio entre agosto de 1173 a 1178. En este periodo fue cuando dieron inicio algunos de los trabajos de construcción de la Torre de Pisa. En este periodo, se tuvo que levantar la base y los primeros tres pisos o logias que conformarían a la torre. Pero a pesar de no haber alcanzado muchos pisos, se llegó a un punto donde la torre empezó con su proceso de inclinación el cual se dio en dirección hacia el norte.

La causa se encontró en dos factores importantes. El primero de ellos se relacionó de forma inmediata con las características del suelo el cual era sumamente inestable para una construcción de ese tipo sin la cimentación adecuada. El terreno donde se construyó era arcilloso y arenoso. Esto se debe a que la zona había años atrás de la construcción de la torre, un pantano recuperado.

El segundo aspecto tiene que ver con el proyecto arquitectónico en sí. Para esto, hablaremos de la base del edificio la cual es de las partes más importantes de cualquier construcción y en este caso, la base de la torre contaba con apenas 3 metros de profundidad, lo que resultaba insuficiente para poder levantar una torre en un terreno con este tipo de características. Sin haber tenido soluciones en ese momento, la construcción se tuvo que pausar por primera vez en 1178.

Segunda etapa

La segunda etapa sucedió cien años más tarde de la primer pausa de la obra, se dio del año 1272 a 1278. Al inicio de esta segunda etapa, se tuvo en mente poder culminar el cuarto piso y poder añadir más niveles los cuales fueron colocados en una inclinación opuesta con el objetivo de poder corregir de algún modo y nivelar la estructura.

En esta etapa, la torre había alcanzado ya un peso aproximado de 9,5 toneladas. Aquí fue cuando los constructores comenzaron a darse cuenta de que la torre se estaba inclinando pero hacia el lado contrario. El trabajo de construcción se interrumpió de nuevo en 1278.

Tercera etapa, de 1360 a 1370

Los trabajos de construcción de la torre se retomaron de nuevo en el año 1360, lo que representa la tercera etapa constructiva de la misma. Para llegar a este punto, tuvieron que pasar aproximadamente unos 82 años. Este último esfuerzo hizo posible la última etapa constructiva de la torre y finalizó en 1370. Para ese entonces, la torre alcanzó su forma definitiva que es como la conocemos hoy en día con el remate final del campanario en la parte superior de la misma.

¿Quien escribió este artículo?

Naomi Santa Olalla

Arquitecta y diseñadora de interiores.
Me gusta escribir y leer artículos relacionados con proyectos arquitectónicos y también conocer su solución en cuanto al interiorismo.


Etiquetas


También podría interesarte...

Análisis del Museo Louvre
Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

¿Te interesa ampliar tus conocimientos?